Bruselas estrena contra Rusia el régimen de sanciones por ataques químicos

Categories Internacional/MundoPosted on

Moscú considera «ilegítimas» las medidas anunciadas por la UE y advierte de posibles represalias

La Unión Europea ha estrenado este lunes su nuevo régimen de sanciones para combatir la proliferación de armas químicas, aprobado el pasado mes de octubre. Y como cabía de esperar, la Rusia de Vladimir Putin ha encajado el primer golpe diplomático del nuevo sistema de represalias, lo que previsiblemente agriará aun más la relación entre Bruselas y Moscú.

Las sanciones aprobadas por los ministros europeos de Asuntos Exteriores van dirigidas contra nueve personas, a las que se impone la prohibición de entrar en territorio europeo y la congelación de los bienes que posean en la UE. Entre los sancionados figuran los dos máximos dirigentes del servicio de inteligencia ruso (GRU) y los dos sospechosos del ataque químico realizado en Salisbury (Reino Unido) el año pasado. El ataque fue calificado por los líderes europeos como “la primera utilización ofensiva de un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial”.

El Gobierno ruso ha advertido de inmediato que se reserva el derecho de responder con represalias similares porque considera «ilegítima» la imposición «de medidas restrictivas unilaterales». Moscú aseguró que el castigo se ha realizado «sin pruebas» que demuestren la implicación de ninguno de los sancionados en el ataque de Salisbury, en el que se intentó acabar con la vida de Sergei Skripal, un antiguo espía ruso, en plena vía pública.

El ataque provocó la indignación del Gobierno británico de Theresa May, que presionó a los socios europeos para dar una respuesta conjunta contra Moscú. Londres logró, en primer lugar, que la UE endureciera su régimen de sanciones internacionales para incluir los ataques químicos entre las acciones merecedoras de castigo. Y ahora ha conseguido que las sanciones se estrenen con los presuntos implicados en el ataque llevado a cabo en territorio británico.

La UE, según la decisión que adopta las sanciones, considera a Igor Kostyukov, actual director de GRU, y a su número dos, Vladimir Alexseyev, como «responsables de la posesión, transporte y uso del agente tóxico por agentes de GRU durante el ataque de Salisbury en el fin de semana del 4 de marzo de 2018». Las sanciones también afectan a los dos agentes de GRU sospechosos de ser los autores materiales del ataque.

El listado de sanciones se completa con cuatro personas de nacionalidad siria y una quinta sin nacionalidad especificada implicadas en el desarrollo de los agentes tóxicos en Siria. La investigación del ataque apunta a que el gas (conocido como Novichok) procedía del Centro de investigación y estudios científicos de Siria.

El ataque provocó la muerte, semanas después, de una mujer de 44 años que, de forma fortuita, entró en contacto, al parecer, con el mismo producto tóxico utilizado para el intento de asesinato Skripal. La víctima y su pareja, un hombre de 45 años, fueron hallados inconscientes en su domicilio. Y aunque el hombre sobrevivió, las secuelas podrían haberle causado un mal irreparable a medio plazo. La policia encontró en el domicilio de ambos un frasco con restos de Novichok.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *