Davos levanta el veto a los oligarcas rusos sancionados por EE UU

Categories Internacional/MundoPosted on

Tras amenazar con boicotear el Foro por la ‘desinvitación’ a sus empresarios, el Kremlin enviará una delegación de alto nivel

Al final, Rusia sí participará en el Foro Económico Mundial este próximo enero. Después de unas semanas de movimientos entre bambalinas debido al veto hacia al menos tres oligarcas rusos, los responsables del evento, que se celebra cada año en la estación de esquí suiza Davos, han anunciado que recibirá participantes de todos los países miembros el G20. Incluida una delegación de alto nivel rusa.

En un movimiento atribuido a las presiones de Washington, que motivó que el Gobierno ruso anunciase que boicotearía el Foro de Davos, los organizadores habían ‘desinvitado’ a los empresarios rusos Andréi Kostin, presidente del banco VTB, al magnate del aluminio Oleg Deripaska y al multimillonario industrial Víktor Vekselberg (propietario del grupo Renova). Los tres son participantes habituales de Davos y desde el pasado abril también están incluidos en la lista negra de sancionados de EE UU —que congela sus activos en ese país y les prohíbe hacer negocios con estadounidenses— hacia Moscú y hacia empresarios rusos por la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. Una interferencia que Moscú niega.

Este lunes, tras el anuncio del Foro, el Gobierno ruso se ha congratulado por lo que considera una rectificación –en la que al parecer se ha implicado el Gobierno suizo, según revela el diario Financial Times–. “Es inadmisible mantener una actitud selectiva hacia nuestros hombres de negocios”, ha declarado el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov. El conflicto con los empresarios rusos y las presiones de cada uno de los actores amenazaba con empañar la celebración del evento.

Sin embargo, la participación de los oligarcas rusos en las reuniones –que se celebrarán entre el 22 y el 25 de enero próximos– no parece que vaya a ser totalmente libre. El director general del Foro, Alois Zwinggi, ha explicado que en el caso de que asistan personas sujetas a las sanciones se tomarán “todas las medidas necesarias para que su presencia cumpla las condiciones judiciales en curso”, según un comunicado transmitido a los medios.

El Foro habría fijado así una serie de condiciones para la participación de los tres oligarcas, que de hecho forman parte del grupo de los grandes financiadores del evento: que eviten los actos con ciudadanos estadounidenses y cualquier propiedad estadounidense; incluidos servidores de correo electrónico y servicios en la nube, según ha revelado el diario online The Bell. Condiciones que Peskov parece confirmar: “Al final, los contactos con empresarios estadounidenses se pueden reemplazar fácilmente por [reuniones] con hombres de negocios de otros países», ha dicho el portavoz del Kremlin.

Durante los últimos años, Rusia había ido reduciendo su presencia en el evento de alto nivel, al que cada año acuden más de 3.000 personas de 110 países de distintas esferas del mundo empresarial y la sociedad civil para analizar el futuro de la economía y del planeta y que en su edición de este año contó con la presencia del presidente estadounidense, Donald Trump. Dejados de lado por las sanciones, los empresarios rusos y el Gobierno de Vladímir Putin inauguraron el año pasado la Casa de Rusia en Davos, en la que celebraron reuniones, eventos paralelos y fiestas con vodka y comida rusa.

Sin embargo, no está claro que en 2019 la Casa Rusia –que tuvo más de un millar de invitados este año– vaya a repetir. Su organizador, Roscongress, suspendió sus planes debido a las restricciones impuestas hacia los empresarios rusos.

El Kremlin no ha revelado quién formará parte de la delegación de alto nivel que enviará a Davos. Hace años que ni el presidente ni el primer ministro acuden. Vladímir Putin asistió por última vez en 2011 y Dmitri Medvedev, en 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *