Drake, el rapero gafe que amenaza a los Raptors

Categories DeportesPosted on

NBA Finals 2019

Drake, la megaestrella de la música, es uno de los protagonistas inesperados de la final de la NBA

El primer duelo de la final de la NBA 2019 cayó del lado de unos Raptors concentradísimos que apenas cometieron errores y que supieron castigar los de su rival. Obsesionados con frenar a Kawhi, los Warriors se olvidaron de Marc Gasol y de Siakam. De Lowry y de Ibaka. Los aguerridos escuderos de la estrella de los Raptors que dieron un paso adelante para lograr la victoria (118-109) y desatar la locura en la ciudad.

Para medir la emoción con la que se vive estos días la final de la NBA en Toronto basta con echar una mirada a pie de pista. Allí ha plantado su cuartel general el rapero Drake, uno de los fenómenos musicales más conocidos del planeta. Su protagonismo durante los playoffs junto al banquillo de los Raptors ha dado la vuelta al mundo y ha generado bastante controversia. Tanto, que la NBA había mandado un aviso a la franquicia para que pusiera freno a su espectáculo. Recomendación que ha caído en saco roto porque durante el primer partido de la final, ganado con cierta holgura por los canadienses, Drake mantuvo un cara a cara con Curry y acabó insultando a Draymond Green. Pasión mal entendida que amenaza con convertirse en la mejor motivación de los campeones para darle la vuelta a la eliminatoria.

Just some friendly #NBAFinals banter. 👀 pic.twitter.com/5PzPnov6y9

— NBA TV (@NBATV) May 31, 2019

Nunca habían comenzado perdiendo los Warriors en una final. Ni siquiera en la que perdieron ante los Cavaliers en 2016. Un escenario novedoso que pone en evidencia el supuesto favoritismo del equipo californiano, víctima de la intensidad defensiva de los Raptors y de su propio celo por frenar a Kawhi Leonard. Tanto se esforzaron por que no encontrara el aro, que se olvidaron del resto del equipo, lo que aprovecharon especialmente Siakam (32 puntos) y Marc Gasol (20), cuya actuación lideró el triunfo de la franquicia canadiense. «Sabíamos que había posibilidades de que fuesen a acosar a Kawhi, y que eso dejaría espacios para los demás. Si estás abierto, tienes que tirar. Si entran, perfecto. Si no, sigues tirando con confianza», reconocía Gasol tras el partido, feliz pero cauto porque aún están a tres victorias del anillo.

El español está siendo un camaleón desde que llegó a los Raptors el pasado mes de febrero. Adoptando un rol diferente en función del rival y las necesidades del equipo. Así, durante la mayor parte de los playoffs ha ejercido como pilar defensivo, mirando al aro casi de manera puntual. Dinámica que cambió radicalmente en el primer envite de la final y que pilló por sorpresa a los Warriors. «Le dejamos solo un par de veces en el partido, al principio, no rotamos bien y le dimos un par de tiros libres y los anotó», señaló Steve Kerr, técnico de Golden State, que pudo darle unos minutos a DeMarcus Cousins tras su lesión y que confía en recuperar a Kevin Durant lo antes posible, quizá ya para el duelo del domingo por la noche.

A por el 2-0 en la serie

Los suplentes de los Raptors están listos por si en ese choque la presión defensiva sobre Kawhi o Siakam crece y tienen que asumir más responsabilidad ofensiva. «Si lo hacen, habrá otro jugador que salga para ayudar al equipo», señaló Ibaka, cuya aportación en ataque en el primer partido se quedó en apenas siete puntos, lejos de su importancia habitual en los esquemas de Nick Nurse.

La madrugada del domingo al lunes vivirá el segundo partido de la serie (2.00 horas, #Vamos), donde los Warriors tratarán de no volver a casa con un 2-0 en contra. Una losa demasiado pesada que, habitualmente, es definitiva. Su consuelo, paradójicamente, puede estar en la banda. En un Drake que arrastra fama de gafe. Equipo al que anima, equipo que pierde. Habrá que ver si su espectáculo se reduce en el segundo capítulo de las finales y el protagonismo vuelve solo en la cancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *