El arquitecto Renzo Piano reconstruirá el puente hundido en Génova

Categories CulturaPosted on

El nuevo proyecto, presupuestado en 202 millones de euros, sustituirá el viaducto que se derrumbó el pasado agosto causando 43 muertos

El arquitecto Renzo Piano firmará el proyecto más esperado en su ciudad natal, Génova. Un consorcio formado por las empresas italianas Salini Impregilo, Fincantieri y Italferr reconstruirá con el diseño del premio Pritzker el enorme viaducto cuyo derrumbe provocó 43 muertos en agosto.

Así lo ha anunciado este martes el alcalde de la ciudad, que además es el máximo responsable de la reconstrucción, Marco Bucci, que calificó la noticia de «notable paso adelante». La adjudicación del proyecto a Piano había sido adelantada unas horas antes por el diario La Repubblica.

El proyecto costará 202 millones de euros, sin IVA, y se prevé que las obras terminen a finales de 2019. «Tendremos el puente terminado antes de 2020 […] No aún operativo, pero sí para que la gente ya pueda sacar fotos», destacó Bucci.

Piano ha imaginado un puente con una cubierta de acero de 1.100 metros de longitud, con 19 pilares de base elíptica separados a una distancia de 50 metros, salvo dos, que estarán separados 100 metros para salvar el río y las vías de ferrocarril, según un comunicado de Salini Impregilo. «El diseño tiene en cuenta el hecho de que puente atraviesa una zona densamente poblada», explica la empresa.

Los restos del que fue el puente Morandi, un nombre que perderá cuando se reconstruya, según ha dicho el comisario, comenzaron a demolerse hace tres días.

El arquitecto Renzo Piano será el supervisor técnico de la reconstrucción, después de aceptar el encargo de Bucci de participar en todo el proyecto. Piano firmó el Centro Botín, en Santander, inaugurado en 2017. Una de sus obras más conocidas, de la mano de Richard Rogers, es el Centro Georges Pompidou de París. También participó en la reconstrucción de una parte de la Postdamer Platz en Berlín y en la sede de The New York Times. 

Balance de 43 muertos

El pasado 14 de agosto se derrumbó un tramo de un viaducto de la autopista A-10 en la ciudad italiana de Génova. Unos 100 metros de ambas vías cayeron al suelo y causaron, en el instante o en los siguientes días, a consecuencia de las heridas, 43 muertos. El viaducto, de 1.182 metros de longitud y una altura de 45 metros, transcurría sobre una zona urbana con numerosos centros comerciales, edificios residenciales y áreas industriales. En el derrumbe una treintena de coches y tres camiones cayeron al vacío.

La fiscalía de Génova abrió entonces una investigación para tratar de esclarecer las razones del siniestro. En el proceso están investigadas 20 personas, entre ellas directivos de Autostrade, la empresa responsable del mantenimiento del viaducto. El Gobierno italiano amenazó con quitarle la concesión a la compañía y garantizó que no se encargaría de la demolición ni de la reconstrucción del puente. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *