El diálogo entre Marruecos y el Frente Polisario continuará en 2019

Categories Internacional/MundoPosted on

Tras una mesa redonda celebrada en Ginebra durante dos días, la ONU emplaza a las partes a reunirse en el primer trimestre del año próximo

El Frente Polisario y Marruecos mantienen sus posturas sobre el Sáhara Occidental, pero continuarán dialogando durante el primer trimestre de 2019. Transcurridos seis años desde que ambas partes se sentaran en la misma mesa en Manhaset (Estados Unidos), el enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, el alemán Horst Köhler, consiguió sentarlos de nuevo este miércoles y jueves en Ginebra y arrancarles un compromiso de diálogo.

La intención de Köhler era que todos los implicados, incluidos los países vecinos Argelia y Mauritania, se sienten en la misma mesa antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU emitiese su próxima resolución sobre el Sáhara Occidental, prevista para finales del próximo abril. “Es posible una solución pacífica para este conflicto”, declaró Köhler en conferencia de prensa. “Después de las discusiones ha quedado claro para mí que ninguna de las partes gana con el statu quo. Todas las conversaciones se han mantenido en una atmósfera de compromiso, franqueza y respeto mutuo”.

Marruecos consigue que Argelia siga implicada en el diálogo, a través de un alto representante como es su ministro delegado para Asuntos del Magreb, Abdelkader Messahel, dependiente de Exteriores. Marruecos considera que Argelia es mucho más que un mero observador, ya que, según afirman los más altos dignatarios marroquíes, Argel presta apoyo militar, logístico y político al Polisario. La organización saharaui considera, sin embargo, que incluir a Argelia más allá de un papel de observador, sería reducir un proceso de descolonización (de Marruecos respecto al Sáhara Occidental) a un mero conflicto entre dos países vecinos. No obstante, el Polisario se muestra también satisfecho con el compromiso de Marruecos de sentarse en la misma mesa.

Tras las conversiones, el jefe de la delegación marroquí, el ministro de Exteriores, Nasser Burita, pronunció una conferencia en la que advirtió de que la posibilidad de un referéndum sobre el Sáhara no está en el orden del día. “Marruecos no ha establecido condiciones, sino parámetros para una solución realista, pragmática y duradera. Todo lo que no reúna estas condiciones no está sobre la mesa”, señaló Burita en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

El Frente Polisario indicó a este diario a través de un portavoz: “A pesar de que Marruecos ha estado presente en Ginebra, sigue sin expresar una voluntad constructiva de diálogo. Para continuar las conversaciones sería conveniente que mostrara dos gestos de buena voluntad”. Esos gestos serían “entrar en una dinámica de respeto a los derechos humanos y poner en libertad al grupo de presos de Gdeim Izik”.

Tras seis meses de juicio, la justicia marroquí impuso en julio de 2017 duras penas de cárcel a 19 activistas saharauis. Los procesados estaban ya en prisión desde 2010, fecha en la que se produjeron graves disturbios durante el desmantelamiento del campamento de Gdim Izik, levantado con 7.000 jaimas a 15 kilómetros de El Aaiún. En el campamento se instalaron durante un mes más de 20.000 personas, en lo que supuso la mayor protesta civil desde que España abandonara el Sáhara Occidental en 1976. Al cabo de un mes, el 10 de noviembre de 2010, la policía recibió la orden de desalojar la zona. Durante la operación fallecieron 11 agentes marroquíes, en su mayor parte atropellados. El Frente Polisario alega que la mayor parte de los activistas condenados ni siquiera se encontraban aquella noche en el campamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *