El incendio que amenaza al PSG

Categories DeportesPosted on

Antero Henrique (izquierda) conversa con Thomas Touchel y Nasser Al-Khelaïfi – Fútbol

Desavenencias entre Tuchel y la dirección deportiva enrarecen el ambiente en el club

El dinero no es sinónimo de felicidad por mucho que ayude a ello. Seguramente Nasser Al-Khelaïfi ya es consciente de ello tras ocho años al frente del club francés. El jeque qatarí no ha escatimado recursos para configurar un equipo al que se le ha encomendado un objetivo prioritario: la Champions League. Jugadores mediáticos, fichajes de campanillas y entrenadores top no han logrado conquistar Europa y el dominio en la League 1 ya sabe a poco. Después de la multimillonaria inversión para crear una plantilla plagada de estrellas, liderada por Neymar y Cavani, Al-Khelaïfi se ha dado de bruces con problemas internos y el deseo de sus baluartes de abandonar el club francés.

El año pasado fue Verratti el que pidió salir y ahora es Rabiot, su perla emergente, la que se ha revelado con su decisión de no renovar para marcharse en junio con la carta de libertad. A ellos se une Neymar, que tardó pocos meses en darse cuenta del nimio empaque de la competición francesa, de las dificultades del club galo para triunfar en Europa y de su estancamiento mediático a pesar de los 222 millones de euros que el PSG desembolsó por él.

Estos problemas de egos son una batalla más en la guerra civil que se avecina en la entidad parisina. Las desavenencias entre el entrenador y el director deportivo vaticinan un divorcio que puede tener consecuencias directas en la trayectoria deportiva del equipo. «Yo tengo mis opiniones y él tiene las suyas», soltó Thomas Tuchel dejando entrever las desavenencias con Antero Henrique, hombre fuerte en los fichajes del PSG.

El portugués no logró convencer a Rabiot para que ampliara el contrato que el une con el club francés hasta el 30 de junio y tampoco fue capaz de seducir a Frenkie de Jong, centrocampista del Ajax, que acabó decidiéndose por firmar con el Barcelona por una cantidad inferior. El fichaje de Leandro Paredes, centrocampista del Zenit de San Petersburgo por 45 millones de euros, ha dejado insatisfecho a Tuchel, que no ve en el argentino el recambio a Thiago Motta que reclamaba. El técnico alemán, que ha exigido un medio defensivo, se opone a la sanción que el PSG le ha impuesto a Rabiot y de la que Henrique es el máximo impulsor. El director deportivo cuenta en esta cuestión con el apoyo de Al-Khelaïfi, que no le perdona a su canterano lo que él entendió como una traición, motivo por el que le ha apartado del equipo.

La lesión de Neymar, que se perderá la eliminatoria de octavos de final de la Champions League ante el Manchester United, sitúa en una complicada situación al PSG, motivo por el que Tuchel no entiende que no le dejen contar con Rabiot. No obstante, de cara a la galería trata de mantener la compostura: «La situación es la misma que en noviembre. El club pidió suspender a Adrien. Como ya he dicho, comprendo al club y acepto la decisión. No ha cambiado nada».

La disyuntiva de Al-Khelaïfi

Demasiados frentes abiertos para Al-Khelaïfi, que parece tener atada la continuidad de Neymar con su estrategia de ir posponiendo su presencia en el juicio laboral que el Barcelona mantiene con el futbolista brasileño a raíz de su prima de renovación. No parece que vaya a poder librarse de escoger entre Tuchel y Henrique. Al alemán le avala su carisma y sus buenos resultados deportivos, sobre todo en la Liga francesa. El luso, que llegó a París en 2017 tras haberse consolidado en el Oporto, en cambio, arguye haber sido pieza clave en la llegada de Neymar pero no goza de una imagen pública positiva. Henrique, que cuenta con la ayuda del exjugador del Barcelona Maxwell Scherrer, presenta un buen currículum tras el trabajo que realizó en el club portugués, donde fichó al luso-brasileño Pepe, al brasileño Hulk o a los colombianos Radamel Falcao y James Rodríguez cuando aún eras futbolistas desconocidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *