El Jumilla entregó 80.000 euros a la RFEF en billetes de 500 en la etapa de Villar

Categories DeportesPosted on


El documento que acredita el pago en metálico del Jumilla a la RFEF – Fútbol

En el punto de mira policial por la trama de los amaños, el club murciano pagó esa elevada suma en metálico a la Federación para saldar la deuda que tenía con dos técnicos despedidos

El FC Jumilla, equipo murciano que no ha podido mantenerse esta temporada en Segunda división B, pagó en agosto de 2016 a la Real Federación Española de Fútbol, todavía durante la etapa de Ángel María Villar en la presidencia, 80.000 euros en efectivo para hacer frente a la deuda por el despido de Josico, un antiguo entrenador, y de su ayudante. Un dinero que, según ha podido confirmar este periódico, fue entregado íntegramente en billetes de 500 euros solo unos días después de que La Caixa y la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales bloquearan una transferencia de 400.000 euros del chino Li Xiang, entonces vicepresidente y actual propietario del equipo, desde Asia. ( Así es Li Xiang)

«En la nueva Federación, ahora eso es imposible. Existen unos controles económicos nunca antes conocidos en la casa. Cada departamento tiene su presupuesto y debe justificar todos los movimientos. Hay un control exhaustivo de cada euro que entra y sale. Por fin han llegado un nuevo orden deprofesionalización y rigor a la institución», asegura a ABC un veterano empleado federativo, al que llama la atención que aquel elevado pago no se ejecutara a través de una entidad bancaria. La realidad es que, en 2016, el Comité de Entrenadores de la RFEF, según se puede ver en el documento que acompaña esta información, aceptó la entrada en metálico de 80.000 euros con los que el FC Jumilla saldó la deuda con Josico (54.500 euros) y Jaime Prado (26.250) tras ser despedidos a principios de 2016 por los anteriores dueños italianos del club.

Aquellos 80.000 euros abonados a los técnicos eran solo una parte del dinero que no pudo llegar a España a través de transferencia bancaria de Li Xiang y que, según ha conocido ABC, acabó entrando en efectivo a través de uno de los polígonos con mayor presencia china en Madrid, donde fue recogido por el hijo del propietario de un conocido restaurante chino de Cuenca. Con el resto de esos 400.000 euros se fueron abonando durante meses, siempre en efectivo, nóminas de la plantilla, pero también se hizo frente a alquileres y al pago de la cocinera que trabajaba en un piso del club.

Sobres de dinero

Los sobres de dinero han sido imagen habitual en las oficinas de un club que ha estado pagando en negro a jugadores y empleados una parte muy importante de su contrato. Una práctica que ABC ha confirmado con un exfutbolista de la entidad murciana, a pesar de que Benito Abellán, actual vicepresidente y anteriormente secretario, asegura lo contrario al ser preguntado por este asunto. «Aquí no se inflan las nóminas ni hay contabilidad paralela. En el primer equipo todo el mundo está dado de alta, del primero al último, cotizando al cien por cien, lo que no hace casi ningún equipo de Segunda B». Pepe Simón, responsable de la asesoría que trabaja con el FC Jumilla, también responde a la llamada de este periódico: «Yo no hacía los pagos, solo las nóminas, pero aquí se ha cotizado hasta el último euro». En la mayoría de los contratos de los jugadores de la temporada 2016-17, ya con Li Xiang en la entidad, figuran cifras superiores a los 2.000 euros, pero la cantidad bruta que aparece en sus nóminas y sobre la que se cotizaba no llegaba en ningún caso a los 550 euros.

Este equipo murciano lleva tiempo en el foco y no solo deportivo, también de los investigadores. El actual FC Jumilla es heredero del extinto Jumilla CF, enterrado en 2011 por una deuda de 370.000 euros bajo la presidencia de Abellán y resucitado a renglón seguido a través de la compra de los derechos federativos del Moratalla. En 2015, ya en Segunda división B, se convirtió en un caramelo muy goloso para las mafias de los amaños que operan en el fútbol español, para las que tener el control y la propiedad de un equipo, s egún desveló ayer este periódico, resulta fundamental para poder establecer una base de operaciones segura desde la que poner en marcha sus actividades.

Hasta Jumilla se mudaron y trataron de asentarse los italianos Nobile Capuani y Salvatore Casapulla, que al poco tiempo tuvieron que hacer las maletas forzados por el motín de una plantilla a la que tuvieron meses sin cobrar y reacia a obedecer órdenes poco claras de sus jefes. Ambos pusieron rumbo hacia el Eldense, donde les acabó estallando uno de los mayores escándalos de amaños de partidos y apuestas destapados en España. (La larga lista de amaños del fútbol español)

Li Xiang, en la vicepresidencia desde 2016, tomó el control del club en julio de 2017 y esa temporada echó a todos los socios del club mediante una operación irregular tras una asamblea «que no tuvo lugar» y cuyo epílogo fueron denuncias por falseamiento de actas y traspaso ilegal de poderes. La pasada temporada, dos jugadores del Jumilla fueron detenidos en una operación contra los amaños, aunque el club se desmarcó inmediatamente de ellos.

El Jumilla está ahora también en el punto de mira al conocerse que el nuevo negocio de las mafias de los amaños se ha ampliado a la promoción de futbolistas extranjeros que pagan por fichar por un equipo español y a los que cuelan en la frontera de manera fraudulenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *