El Madrid le cierra la puerta a Neymar

Categories DeportesPosted on

Mercado de fichajes

El club blanco ya no está interesado en el que un día fue el futbolista más deseado en la casa blanca

Puede que estemos ante el mercado de fichajes más largo de la historia del Real Madrid. La inesperada y temprana eliminación de la Champions, unido a la no presencia en la final de Copa y la utopía de remontarle 12 puntos (más el gol average) al Barcelona en la Liga a falta de diez jornadas, han provocado que en el club blanco se centren desde marzo en la temporada venidera. Una prioridad que ha cogido aún más fuerza con el relevo de Solari y la llegada de Zidane.

Tras una era prodigiosa de cuatro Champions en cinco años, tres de ellas de manera consecutivas (2016, 2017 y 2018), en el Real Madrid son conscientes que toca agitar el árbol. Y eso van a hacer. Habrá fichajes en toda las líneas. Un total de 5-6 contrataciones, que según consideran en el club son «pocas pero todas muy buenas». Militao y Rodrigo ya son dos de ellas, y en el horizonte emergen Hazard, Pogba, un mediocentro y un nueve. Como quimera, Mbappé. Por mucho ruido que hagan desde Francia, el Madrid no va a fichar a Kylian. Al menos este verano. Más adelante ya se verá. Y el que seguro que no va a venir a la capital de España es Neymar Jr.

El que un día fuera el futbolista más deseado de la planta noble del Madrid ya ni siquiera aparece en la lista de pretendidos del club y de Zidane. A sus 27 años, Neymar apunta a una carrera con visos de fotocopiar la de Ronaldinho, que a su misma edad vio como Guardiola le cerraba la puerta del Barcelona. Desde entonces, ya nunca levantó cabeza.

El brasileño del PSG va por el mismo camino. Más preocupado de su vida social y publicitaria fuera de los terrenos de juego y de sus redes sociales, Neymar va a cerrar su segundo año en París con más dudas que rendimiento. 220 millones que a la hora de la verdad no han estado. Sus dos graves lesiones en el pie no le han permitido estar con su equipo en el momento decisivo de Champions y en el Madrid ya tienen experiencia de sobra con fichajes de relumbrón que luego no están a la altura por culpa de las lesiones. El caso de Bale, por no irse muy lejos, es el ejemplo más claro: «Ahora mismo no sabemos si Neymar es futbolista o cualquier otra cosa», se preguntan desde el Real Madrid.

También el poco apego que genera su fichaje en la parroquia blanca es otro de los motivos para que la entidad de Concha Espina centre la diana en otros futbolistas. Nunca ha sido Neymar, ni siquiera en su mejor momento como futbolista, un jugador del agrado del Bernabéu. No gustan sus maneras ni su ajetreada vida, esa que le lleva a Brasil tres o cuatro veces al año para pegarse la fiesta padre.

Y, ¿qué piensa Neymar? Pues Neymar piensa lo que todos los veranos. Allá donde pueda ser el amo y el referente, y donde le paguen más dinero, allí estará. No es casual el movimiento de su padre, que ya negocia con el PSG una renovación que le mejore la estratosférica ficha anual de 30 millones de euros. Ambos saben que París se les queda pequeño, pero en ese agujero se metieron en el verano de 2017 y no van a tenerlo fácil para salir, aunque ellos públicamente digan que son muy felices.

Neymar sabe que en el PSG va a tener casi imposible ganar la Champions, y levantar la liga y la copa francesa no es un mérito, sino una obligación, teniendo en cuenta la gigantesca diferencia que hay respecto al resto de equipos del país vecino. Sí, hubo un día que el Madrid se moría por los huesos de Neymar, pero este eligió otro destino. Ahora, cuando es Neymar el que suspira por vestirse de blanco, en el Madrid el que le cierra la puerta. Así de caprichoso es el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *