El revuelo del pop en la España de los sesenta

Categories TV/TelevisiónPosted on

Los responsables de ‘Velvet’ y ‘Fariña’ se adentran en ‘45 revoluciones’ en la industria discográfica de hace 50 años

Uno de los primeros artífices de que el pop entrara en la España de los sesenta, Luis Sartorius, no llegó a ver del todo cómo esto ocurrió. Poco después de lograr que la discográfica Zafiro, que tenía a artistas como Salomé o Marisol, abriera el sello Novola para esa nueva tendencia que llegaba del mundo anglosajón, falleció en un accidente de tráfico. Pero su trabajo fue continuado por la productora Maryni Callejo, una de las encargadas de lanzar a Los Brincos, os. 45 revoluciones, la serie que vuelve a juntar a Antena 3 con la productora Bambú, se inspira en personajes como estos para contar la historia de un cantante y dos productores que en el Madrid de los sesenta revolucionaron la música en España.

45 revoluciones, cuyos 13 episodios se ruedan en la actualidad y tendrá su estreno la próxima primavera, fue presentada ayer en la sexta edición del Festival MiM de series de Madrid, cuyos premios se fallarán el próximo lunes. Maribel Campoy (Guiomar Puerta) es una jovenque se pone al frente de un nuevo sello musical que apuesta por el pop. Y lo hace junto a su jefe, Guillermo Rojas (Iván Marcos), y con la apuesta por un nuevo cantante, Roberto (Carlos Cuevas, que protagonizará en Movistar + y TV3 el spin-off del éxito catalán Merlí).

“Un día nos juntamos tres musiqueros y nos apetecía mucho hacer una serie que girase en torno a la música. No una serie musical, una que contase cómo un mundo lleno de música hace a los personajes especiales”, explicó Sonia Martínez, directora de ficción de Atresmedia. Los otros dos “musiqueros” a los que hace referencia son Teresa Fernández y Ramón Campos, responsables de series como Las chicas del cable, Velvet o Fariña. “Hemos conseguido hacer lo que teníamos en la cabeza, una serie marcada en una época muy determinada. Queríamos reconstruir el nacimiento del pop español y que a la vez fuera muy contemporánea en los temas que toca”, explicó Martínez.

Con esta serie, Bambú vuelve así a los años sesenta, como en Velvet, pero quiere desmarcarse todo lo posible de ese drama. “Teníamos una frase grabada, no es Velvet, no es Cuéntame, es 45 revoluciones. Todo el mundo tenía la órden de que en el momento que algo se pareciese a algo que hubiésemos visto, había que levantar la mano y pararlo, porque no podía parecer ninguna de las series de esa época que hubiésemos visto ya”, apuntó Campos. El guionista y productor explicó que en un principio el proyecto estaba pensado para contar la historia del primer grupo musical de chicas de España. “Cuando estábamos desarrollando ese primer boceto, nos dimos cuenta de que no era el camino, de que nos íbamos a acabar repitiendo aunque quisiésemos cambiar. Desarrollamos diferentes versiones e íbamos investigando qué sucedió en realidad y qué personajes eran más interesantes en los años sesenta en la música en España”, dijo Campos.

”Intentamos no hacer un retrato de una época, sino intentar transmitir una sensación. Cuando uno es jóven se conecta con otro joven de otra época por el hecho de ser joven”, apuntó David Pinillos, director de la serie junto a Gustavo Ron. “Es como una especie de patria. Chavales de 14 años en el año 1200 y chavales del 2018, seguro que tienen muchos puntos en común, en la energía, en las ganas de vivir, en cómo enfrentar al mundo”, dijo Pinillos.

Una de las apuestas de las serie será adaptar canciones de los últimos años, como Soul Sister, de Train, o Bad Romance, de Lady Gaga, al sonido de los años sesenta. Cuevas se atreve incluso a cantarlas y cuenta con la ayuda del músico Federico Jusid (autor de la banda sonora de Isabel), responsable de toda la música de 45 revoluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *