Google, licencia para volar

Categories TecnologíaPosted on

El gigante de los buscadores se adelanta a Amazon en la carrera de mensajería por dron

Google se ha adelantado en la carrera aérea a Amazon. Este mes, la FAA, el organismo estadounidense que regula el uso del espacio aéreo, ha otorgado a Alphabet, la matriz del gigante de los buscadores, la primera licencia para operar con drones autónomos.

Así, Wing Aviation iniciará sus primeros vuelos por el estado de Virginia (EEUU) en los próximos meses. Los habitantes de estas localidades podrán recibir mercancías pedidas por Internet directamente en el jardín de su casa, depositadas desde el aire por un dron de gran tamaño capaz de alcanzar una velocidad de vuelo de 120 km/h.

El visto bueno estadounidense a estas operaciones llega después de que Australia permitiera a principios de abril los vuelos de Wing. «La entrega con drones es el modo de transporte más seguro, rápido y respetuoso con el medio ambiente, y todo el mundo puede beneficiarse de recibir pequeños artículos en cuestión de minutos, en casa o dondequiera que estén», apunta la compañía.

El servicio de reparto de Google ya funciona en barrios de Canberra (Australia) donde ya ha trasladado alimentos frescos, café caliente y productos farmacéuticos de libre dispensa. «Creemos que es importante proporcionar beneficios a las comunidades local, incluyendo reducir la congestión del tráfico y las emisiones contaminantes», apuntan los responsables de Wing Aviation.

Los productos se encargan a través de una app móvil que centraliza los productos disponibles, ofrecidos por compañías locales como cafeterías o tiendas de alimentación. Los drones utilizados por la filial de Google cuentan con 12 rotores independientes y vuelan a una altura de unos 120 metros.

Al llegar al destino, el dispositivo no necesita tomar tierra, lo que reduce el tiempo de entrega. Wing cuenta con un sistema que deja caer el paquete con un cable hasta el jardín o la puerta de la casa. Las naves de Wing pueden transportar hasta 1,5 kilos de peso y cuentan con una autonomía de unos 20 kilómetros.

Para conseguir la licencia de vuelo, los drones de Wing han de cumplir con un protocolo estricto de seguridad, ya que deben mantener una altura mínima de 5 metros y, además, no pueden volar dentro de un radio de dos metros alrededor de cualquier persona.

Con siete años de trabajo, Wing arrancó sus actividades con el objetivo de transportar desfibriladores para la atención médica a víctimas de ataques cardíacos, «pero rápidamente aprendimos que la tecnología de los drones todavía requería años de desarrollo y pruebas antes de ser completamente fiable», explica la compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *