Harden amenaza el dominio anotador de Jordan

Categories DeportesPosted on

NBA

El base de los Rockets, autor de 58 puntos ante Miami, busca acabar la temporada con el mejor promedio desde los años 60

Los movimientos de Harden están medidos al milímetros. Su físico menudo le ha enseñado a conservar esfuerzos superfluos con el paso de los años. Agastar energía solo si es necesario. Por eso, el base de los Rockets se mueve pesado por la pista, como despistado, hasta que inicia el ataque. Ahí es letal. Como una cobra que se arrastra sigilosa antes de lanzarse a por su víctima. La velocidad que le imprime entonces a su juego resulta imparable, lo que le ha convertido en mejor anotador de la NBA con registros que recuerdan a otra época.

La temporada de Harden es ya histórica pase lo que pase en los playoffs. Nadie discute que el premio de MVP recaiga de nuevo en sus manos, porque nadie ha sido tan regular y tan efectivo como él a lo largo de la temporada. De hecho, hace apenas unos días finalizaba una de las rachas más impresionantes de la canasta americana. 32 partidos consecutivos sumando más de 30 puntos. La mejor de siempre si dejamos fuera de la ecuación a Wilt Chamberlain, el anotador más compulsivo de la historia.

El que fuera pívot de los Warriors, los Sixers y los Lakers en la década de los 60 acabó con más de 50 puntos de media en su mejor temporada. Registros de otra época que quedan lejos, incluso, de la muñeca letal de James Harden. El ejemplo que guía al jugador de los Rockets es el de otra leyenda como Michael Jordan, cuyo año más prolífico le llevó a sumar 37,1 puntos de promedio.

La compulsiva rutina de Harden le ha situado ya a la altura de leyendas como ellos dos. Palabras mayores, aunque justificadas por los números que acumula el base de los Rockets esta temporada en la que ya ha superado los 50 puntos en dos ocasiones. La primera, hace un mes, provocó el delirio del Madison Square Garden. Los Knicks sucumbieron ante el talento de la «Barba», que finalizó con 61 puntos, 15 rebotes y 4 asistencias. Solo Devin Booker –que hizo 70 en 2017– y Carmelo Anthony –62 hace ya cinco años– han sumado más que él entre los jugadores que están en activo.

Lo increíble de Harden es que a ese histórico registro sumó el jueves otro similar. 58 puntos que catapultaron a los Rockets en su remontada frente a Miami. «Solo pensaba en ser agresivo y atacar el aro», afirmaba el jugador, en trance durante la mayor parte del partido. Una concentración que arrastró a todo su equipo, que solo superó al final a los Heat (121-118). «No éramos conscientes de lo que había pasado. De hecho, ha sido al final del partido, al ver la estadística, cuando nos hemos dado cuenta de que había hecho tantos puntos. Hemos pensado todos lo mismo, en plan, ¿ha metido 58? No teníamos ni idea. Son muchos puntos, la verdad», reconocía atónito Austin Rivers, otro de los puntales del equipo.

Un maestro del tiro libre

Esas palabras pone de relieve el gran valor de Harden, que ha conseguido convertir en rutina una hazaña de esas proporciones. El suyo ha sido un camino progresivo, porque en sus primeros años no era un gran anotador. Ha ido mejorando poco a poco, cargándose de confianza y sabiendo encontrar sus puntos fuertes.

El mejor, su capacidad para romper a su defensor y sacar faltas personales.Harden, consumado especialista desde la línea de 4,60 metros, lidera desde 2014 la clasificación de lanzadores de tiros libres. Tanto en intentos como en puntos sumados desde esa distancia.

Muchos de sus rivales se quejan de una sobreprotección arbitral alrededor de su figura, aunque es su capacidad superlativa en el uno contra uno lo que le ha dado esa ventaja a lo largo de los años.

Ahora, más allá de los números y del récord de Jordan, su obsesión está en el anillo. Un reto mayúsculo si tenemos en cuenta el cinco titular que tienen los Warriors, pero al que Harden no teme. El año pasado ya estuvo muy cerca de derribar ese muro que confía en tirar abajo esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *