La coalición de Gobierno griega se rompe a causa del acuerdo con Macedonia

Categories Internacional/MundoPosted on

El ministro de Defensa y líder de los nacionalistas de derechas (ANEL), Panos Kammenos, acuerda la fractura del Ejecutivo con el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras

El acuerdo con Macedonia ha roto la coalición de Gobierno en Grecia. Lo que no han conseguido cuatro años de dolorosos ajustes y reformas, ejecutados por un Ejecutivo que llegó al poder con un claro discurso antiausteridad, lo ha logrado el pacto que resuelve un conflicto vecinal de 27 años con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, que desde el viernes se llama oficialmente Macedonia del Norte. Griegos Independientes (ANEL, en sus siglas griegas; derecha soberanista), el socio menor de Syriza en la coalición y furibundo detractor del acuerdo con Skopje, ha cumplido su amenaza de abandonar el Gobierno, lo que deja al primer ministro y líder de Syriza, Alexis Tsipras, sin mayoría en la Cámara. Tras la aprobación por el Parlamento de Skopje, el viernes, de las enmiendas constitucionales requeridas para modificar el nombre del país, corresponde ahora al de Atenas ratificar el acuerdo, un trámite sin cuya conclusión carecerá de validez.

El colapso de la coalición gubernamental Syriza-ANEL se daba casi por seguro desde que el año pasado salió adelante, en medio de una gran oposición de los sectores ultranacionalistas en ambos países, incluido el conspicuo líder de ANEL, Panos Kammenos, el histórico acuerdo. Kammenos, titular de Defensa en los sucesivos Gobiernos de Tsipras, anunció este domingo tras una reunión de 45 minutos con el primer ministro su renuncia y la salida de su partido del Ejecutivo. El líder de ANEL anticipó metafóricamente la retirada colgando en sus redes sociales un vídeo del arriado de bandera en un cuartel, minutos antes de reunirse con Tsipras.

«Con respecto al tema de Macedonia, no puedo dejar mi cargo sin sacrificar», ha declarado Kammenos, citado por la agencia estatal ANA-MPA. «Hemos cooperado durante cuatro años en el Gobierno de unidad nacional. Conseguimos sacar a nuestro país de los memorandos pactados con los acreedores del país. Pero, en lo que a la situación nacional se refiere, esta cooperación no puede continuar», ha añadido Kammenos.

La situación tampoco ha pillado por sorpresa a Tsipras, que parecía tenerlo todo muy atado al anunciar este miércoles, durante una entrevista televisiva, su hoja de ruta en caso de que ANEL saliera del Gobierno. El primer ministro dijo entonces que pediría al Parlamento un voto de confianza, en el que espera alcanzar 151 apoyos gracias al respaldo de partidos de la oposición como el liberal To Potami. Si no es así, convocaría elecciones anticipadas (los comicios están previstos inicialmente para otoño, al término de la legislatura).

Tras conocerse oficialmente la ruptura de la coalición gubernamental, Tsipras ha ratificado su anuncio, excluyendo en principio la posibilidad de adelantar los comicios. «Vamos directamente al proceso de renovar la confianza del Parlamento en el Gobierno para terminar la legislatura. Mi principal aspiración es restaurar el papel y posición del país a nivel internacional, asegurar que el país, a través de sus alianzas y actos, es un pilar de estabilidad y seguridad en el Mediterráneo. He dejado absolutamente claro que, en vista del obvio interés nacional, no asumiré riesgos ni costes políticos», afirmó Tsipras, citado por la agencia EFE.

ANEL es un partido ultraconservador en asuntos morales y ultranacionalista, aunque la presión a la que se ha visto sometido por el asunto de Macedonia ha acabado por hacerlo jirones. Consciente de la situación, a Kammenos le quedaba muy poco por ganar, y nada que perder, dado que los sondeos electorales no le auguran siquiera el 3% de los votos necesarios para obtener representación parlamentaria.

Polémico y con afán de protagonismo, además de conspicuo ultranacionalista, las maniobras de Kammenos para hacer descarrilar el acuerdo con Macedonia provocaron incluso la renuncia del titular de Exteriores, Nikos Kotziás, uno de los principales muñidores del texto. Aunque algunos de sus diputados han anunciado su intención de respaldar el pacto en el Parlamento, la supervivencia de una coalición de Gobierno antinatura, cuya única argamasa era la oposición a un rescate que firmaron y cuyas medidas aplicaron sin rechistar, ha durado más de lo esperado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *