La experta en Leonardo que según Christian Gálvez le avala: “Disiento de su parecer desde que le conocí”

Categories CulturaPosted on

La catedrática Elisa Ruiz asegura que presentó su dimisión como comisaria de la muestra en la Biblioteca Nacional por la colaboración con el presentador

El comisario de la exposición Leonardo da Vinci: los rostros del genio en el Palacio de las Alhajas, el presentador de televisión Christian Gálvez, ha respondido a las críticas de «intrusismo profesional» recibidas desde el Comité Español de Historia del Arte (CEHA), en relación a su muestra sobre el genio italiano. Y ha asegurado que su propuesta cuenta con el asesoramiento y el respaldo de catedráticos, empezando por la comisaria de la muestra en la Biblioteca Nacional, Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía y gran experta en la obra manuscrita del artista florentino, que se responsabiliza de la exposición de los códices Madrid I y Madrid II del genio renacentista, que acoge paralelamente la institución cultural. Sin embargo, Ruiz remitió este lunes al comité de historiadores del arte un duro comunicado en el que asegura: «En ningún momento me he asociado con el señor Gálvez, bien al contrario, disiento de su parecer desde que le conocí y no he vuelto a tener ninguna relación con él». Ruiz sostiene que llegó incluso abandonar el proyecto, por sus desencuentros con el presentador, aunque finalmente aceptó seguir adelante con la exposición.

«Esto no es nuevo, me vienen llamando intruso toda la vida: cuando fui reportero era un intruso en el periodismo, cuando escribí mi primera novela también fui un intruso en la literatura, incluso cuando no tenía trabajo en televisión fui un intruso como vendedor en una tienda de juguetes. Respeto la opinión de todo el mundo, pero no la comparto», ha señalado el conductor de Pasapalabra en declaraciones a Europa Press.

Gálvez ha señalado que «al final, se trata de una crítica por el hecho de que una figura mediática haga promoción de la cultura». «Pero es que yo me dedico a eso, soy comunicador y divulgador, no investigador de arte. No pretendo sentar cátedra sobre nada, habrá gente que quiera pagar la entrada y habrá gente que no, y ya está, no hay más», ha añadido.

El Comité de Historia del Arte, entidad que agrupa a más de 500 catedráticos de la materia, criticaba también la falta de «rigor científico» de la muestra. El comisario ha reiterado que la exposición es «una iniciativa privada planteada desde un punto de vista intelectual»: la democratización de la figura de Leonardo. «No se trata de tener un objetivo científico, la suerte que tengo es la de poder hacer de puente entre la cultura y la gente», ha matizado.

Frente a ello, el comunicado de Elisa Ruiz marca una distancia evidente con el presentador. «La dirección de la Biblioteca Nacional en marzo de este año me propuso comisariar una exposición en esta sede sobre los dos manuscritos de Leonardo para conmemorar el V Centenario de su muerte. Se me informó de que un tal señor Gálvez iba a hacer otra en el Palacio de las Alhajas. Mantuve varios contactos con dicho señor, que resultaron totalmente infructuosos e incompatibles a efectos de colaboración. En el mes de mayo el interesado hizo un escrito en contra de mi persona y lo envió circularmente a doña Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional, a don Miguel Albero, director cultural, a don Sergio Martínez, jefe del Servicio de Exposiciones e ignoro si a alguien más», escribe la catedrática.

«Cuando tuve noticia de este hecho, presenté mi dimisión como comisaria de la exposición de la Antesala de la Biblioteca Nacional a la dirección. Cometí el error de no mantener esta decisión a instancias de la institución. Se me rogó que prosiguiera con el proyecto por no haber tiempo ni persona adecuada para realizarlo», continúa Ruiz. Sostiene que aceptó finalmente seguir adelante pero impuso tres condiciones: «No mantener en lo sucesivo ninguna relación con el señor Gálvez ni depender bajo ningún concepto de esta persona. No percibir ni un céntimo por este trabajo profesional. Realizar mi proyecto expositivo exclusivamente en colaboración con los Servicios de la Biblioteca Nacional».

Sea como fuere, Gálvez también defiende su propia formación respecto a Leonardo da Vinci, y afirma haber estudiado varios cursos en la Universidad Europea Miguel de Cervantes. «Tampoco cuenta la autoformación que tengo sobre Leonardo desde noviembre de 2009, qué le vamos a hacer. ¿Es poca formación? Pues lo siento. Pero que quede claro que en esta exposición sí hay rigor científico, lo que pasa es que no se están criticando los contenidos», ha destacado.

En cualquier caso, Gálvez ha celebrado las distintas muestras de apoyo recibidas en estos últimos días. «He vivido en las redes sociales actos de generosidad brutales, desde compañeros de profesión hasta profesores de historia del arte, catedráticos o estudiantes. Eso es lo que me vale», ha añadido.

«Cuando se trata de democratizar la figura de Leonardo y se intenta dar a conocer a las personas, parece que provoca debate. Pues si la crítica destructiva hace que todos los medios de comunicación hablen de arte, bienvenida sea», ha concluido.

A la vez, Ana Santos ha señalado que la institución ha detectado un aumento en el número de carnés y visitantes a otras exposiciones tras inaugurar la muestra comisariada por Ruiz en la Biblioteca Nacional y por Gálvez en el Palacio de las Alhajas. Santos ha destacado que, desde su inauguración, el 29 de noviembre y hasta el 7 de diciembre, 5.539 personas han pasado por esta muestra —que finaliza el próximo 19 de mayo de 2019—  «y esto está suponiendo un aumento de visitantes para el resto de las exposiciones».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *