La Liga pierde fuelle en Europa

Categories DeportesPosted on

Bale y Benzema, tras la eliminación del Real Madrid ante el Ajax – Patrocinado por:Champions League

Por primera vez desde 2010, solo habrá un equipo español en el sorteo de cuartos. La Premier, con mayores ingresos, nueva reina continental

¿Qué le está pasando a la denominada mejor Liga del mundo? ¿Es solo una crisis pasajera o realmente es el comienzo de un trasvase de fuerzas en el fútbol europeo? La prematura eliminación de Real Madrid y Atlético en la Liga de Campeones ha dejado al Barcelona como único equipo español en los cuartos de final. En cambio, la Premier League contará con cuatro representantes en el bombo de mañana: Liverpool, Tottenham y los dos Manchester, City y United. El fútbol español no vivía una situación así desde hace una década. Entonces, Madrid y Sevilla se despidieron en octavos, mientras que el Atlético se frenó en la fase de grupos. Como ahora, solo el Barça fue capaz de avanzar. A partir de esa fecha ha habido siempre, al menos, un representante español en las semifinales. Y ya iban seis años seguidos con tres equipos, mínimo, en la ronda de cuartos.

Desde la Liga no se cansan de advertir sobre los riesgos de perder jugadores como Cristiano Ronaldo o Neymar. Culpan de esa fuga de talento a las trampas financieras de los llamados clubes-estado y a la alta fiscalidad que hay en España. «Comparándonos con otras ligas de fútbol europeas, estamos entrando a los partidos con diez jugadores a nivel fiscal», señala Javier Gómez Molina, director general corporativo de la Liga. Las razones de esa aseveración tan rotunda las da el abogado Félix Plaza, socio del despacho Garrigues y experto en derecho deportivo y fiscal: «Si ponemos como ejemplo a Cristiano Ronaldo, está muy claro. Los beneficios de todas las actividades que realiza fuera de Italia, todo lo que no está relacionado con su desempeño en la Juventus, le cuesta solo 100.000 euros». En España le exigían al portugués la mitad de sus ingresos no deportivos, por los que ha acabado pactando una multa de casi 19 millones de euros.

Cambio de ciclo

«Yo no tengo ninguna duda de que cada año se van mejores jugadores de los que vienen», explica a ABC Paco Jémez, exentrenador entre otros de Rayo Vallecano y Las Palmas. «Eso hace que nuestra liga, poquito a poco, se vaya diluyendo y siendo cada vez peor. Hemos tenido a dos de los mejores jugadores del mundo, como Cristiano y Neymar, y ya no están en nuestra liga. Eso afecta porque no vienen jugadores de ese nivel, sobre todo porque no los hay».

No es una opinión unánime. Míchel, extécnico de Getafe, Sevilla y Olympiacos, entre otros, no ve un cambio de ciclo en las tempranas eliminaciones de los equipos españoles: «No está siendo un buen año, pero no creo que esto vaya a significar un antes y un después». El brutal desequilibrio entre representantes españoles y de otras nacionalidades en las rondas decisivas de la Champions se ha ido igualando en las últimas temporadas. La balanza parece caer ahora del lado de la Premier inglesa. El año pasado metió a cinco representantes en los octavos y regresó a una final de la mano del Liverpool después de seis años de ausencia. Este año repite su alto porcentaje de equipos en las rondas finales. «Durante mucho tiempo la Premier ha tenido un gasto superlativo. Es una liga que está evolucionando. No es una casualidad que la llegada de técnicos extranjeros a esa liga haya mejorado a nivel internacional», argumenta Míchel. Y Jémez, lo corrobora: «El cuarto de la Liga española tiene mucho menos dinero que el quinto, el sexto o el séptimo equipo inglés. Un Chelsea, un Arsenal o un United, aunque no hayan ganado la Liga, están por encima de los 500 millones de presupuesto. A ese nivel los únicos que pueden competir con ellos son Madrid y Barça».

Todos coinciden en que el reparto de los derechos televisivos en Inglaterra fomenta cierta igualdad en el campeonato, mientras que España parece caminar en el sentido opuesto. No preocupa tanto que Madrid y Barça, al margen de tropiezos puntuales, estén siempre en la pelea. Pero sí que el resto de conjuntos de la Liga se vean cada vez más alejados de esa posibilidad.

Un toque de atención

La enorme brecha que se está generando con los dos grandes, y ahora también con el Atlético, perjudica al resto. «Es tanta la vigencia de los tres de arriba que el cuarto equipo se debilita bastante», explica Míchel, que considera que la Liga debe encontrar fórmulas para mejorar la competencia interna. «Esto va a ir a peor», dice un pesimista Paco Jémez a modo de remate. «La única solución es que la Liga busque ideas para que los jugadores no se marchen de aquí. Se sigue hablando de la mejor liga del mundo, pero cuidado, porque nos estamos debilitando. No nos podemos poner una venda en los ojos. Lo que ha pasado es un toque de atención para ver dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *