La pobreza asola al Bolton, un histórico del fútbol inglés

Categories DeportesPosted on

Inglaterra

El conjunto atraviesa una crisis económica en el que tanto futbolistas como cuerpo técnico no perciben sus salarios ni disponen de material para entrenar

En un país donde la casi totalidad de los equipos de fútbol gozan de un gran salud económica, sorprende ver a un club en una situación tan precaria como la que vive el Bolton Wanderers. Si la situación deportiva del conjunto inglés es cuanto menos preocupante, ocupando la penúltima plaza de la Segunda división y casi abocados al descenso, ahora se le suman las dificultades salariales.

El cuerpo técnico y los jugadores son los primeros que están sufriendo este drama, pues aún no han cobrado su sueldo del pasado mes de febrero. Por si ello no fuera suficiente, según cuenta el « Daily Telegraph», el entrenamiento del lunes estuvo marcado por la ausencia de materiales tan esenciales como son el agua u otros alimentos, por lo que la sesión fue suspendida.

La deuda del conjunto británico se ha extendido también a la seguridad. El próximo encuentro contra el Millwall en el Macron Stadium está en riesgo de no celebrarse debido a que el personal de seguridad no tiene garantizado su salario.

En riesgo de desaparecer

La situación a llegado a tal límite que el propietario del club, Ken Anderson, está buscando venderlo debido al no poder asegurar la estabilidad ni los pagos del personal en el futuro. Sus esfuerzos han sido en vano y muchos de los seguidores ya temen la desaparición de la entidad.

El difícil ambiente que se respira en el Bolton ha desolado a Inglaterra. Este combinado cuenta con la friolera de 144 años de vida, uno de los más longevos del territorio británico. Fundado en 1874, fue uno de los 12 equipos que participaron en el primer campeonato inglés.

El palmarés del Bolton, con cuatro FA Cup y una Community Shield además de varios trofeos conquistados en divisiones inferiores, hacen de él uno de los más emblemáticos sobre los terrenos de juego británicos. La situación está lejos de solucionarse e Inglaterra suspira por uno de sus iconos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *