La Premier e Italia tientan a Isco

Categories DeportesPosted on

Real Madrid

Se quedará como mínimo hasta junio, y si entonces Solari continuara, se le buscaría una salida

No hay relación y no hay atisbo de solución. Solari e Isco no conectan. No congenian. No se dirigen la palabra cara a cara. El argentino le dio entrada frente al Sevilla en el segundo tiempo y colocados al borde del campo le lanzó algunas órdenes, a dos metros de distancia, mirando al centro del campo, con el cuarto árbitro en medio escuchándolo todo. No es solo un dilema de incompatibilidad de caracteres, es un problema también de rendimiento. El malagueño no merece jugar según su despliegue en los entrenamientos. Es una verdad empírica del fútbol que se juega como se entrena y Francisco Alarcón aporta muy poco cuando salta al campo. Ratifica su suplencia porque no marca ninguna diferencia.

En esta situación, el porvenir del malacitano se encuentra directamente ligado a la continuidad del entrenador. Solari firmó su contrato hasta 2021, pero sabe que su futuro depende de los resultados. Si se gana la permanencia en el cargo para la próxima temporada, Isco solicitará al club su traspaso. El centrocampista renovó hasta 2022 y ha expresado en pleno mercado de invierno su deseo de seguir en el Real Madrid para cerrar el limbo de las especulaciones. Sin embargo, su choque de trenes con Solari es innegable y los dos no caben en el siguiente proyecto.

Guardiola, opción preferida

La situación es cruda. Solari no cuenta con Isco en su esquema titular, el 4-3-3, y la relación personal se ha tornado insalvable. «Situación complicada», admitía Ramos hace unos días. Hay razones deportivas muy argumentadas que apuntalan el pase a la reserva del centrocampista. El responsable del equipo piensa que su línea media idónea la forman Modric, Kroos y Casemiro o Marcos Llorente como pivote. Quiere jugar con tres puntas y dos extremos, flancos que cubren Bale, Vinicius o Lucas si hay lesiones. Isco no entra en ese ideario. Sería un cuarto centrocampista y ese puesto lo cubre mejor Lucas, por su enorme trabajo defensivo. El gallego es el jugador que más corre habitualmente en cada encuentro. En una táctica 4-2-3-1 tampoco tendría hueco fácilmente, pues Modric sería el segundo pivote y Kroos acompañaría a los dos extremos en la tripleta de medias punta. Menos opción tendría aún si el doble pivote lo formaran Llorente y Casemiro.

En esta diatriba futbolística, Isco debe esperar a junio para observar qué sucede hasta entonces y concretar después lo que hace con su carrera. El Real Madrid afirma que cuenta con él, pero si la situación no varía en junio y el jugador pide irse, deberá estudiar un traspaso. En todo caso, el club blanco no le dejará marchar si no percibe como mínimo 100 millones de euros, que ya es una oferta para analizar y aprobar. Por menos de ese dinero no habrá acuerdo.

A Isco siempre le gustó la Premier. Cuando rubricó su nuevo acuerdo con el Real Madrid hasta 2022 tenía sobre la mesa dos buenas ofertas de Inglaterra. Ahora posee varias propuestas importantes de la Premier y de Italia. Le pretende el Manchester City de Guardiola, el Chelsea, la Juventus de Cristiano y el Nápoles de Ancelotti, que le conoce bien.

La opción del City de Guardiola es la preferente para un jugador como Isco, que tiene unas características especiales que necesitan de la confianza de un entrenador para incluirle en su esquema. El técnico barcelonés ha mostrado su interés por él y si el malagueño no continuara en el Real Madrid, Manchester sería su destino deseado. La segunda propuesta más interesante es la Juventus. Cristiano ejercería como primer valedor para dirigir el juego ofensivo blanquinegro, en un fútbol, el calcio, muy hermético, tácticamente muy trazado, que no da posibilidades para la improvisación. Morata y Fernando Llorente lo saben muy bien.

El Chelsea es una tercera posibilidad, por la importancia del club, pero el andaluz debería valorar si el conjunto londinense apostaría por su estilo, pues los azules hacen un fútbol muy físico y rápido, de contragolpe. En este sentido, Ancelotti y el Nápoles le otorgarían mayor garantía, pues el italiano sabe cómo juega y le daría el mando del ataque. Otra cuestión es que el Nápoles sería bajar un escalón para un jugador que ha ganado cuatro Champions.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *