La UE sube el tono contra Maduro y le exige la convocatoria de elecciones “en cuestión de días”

Categories Internacional/MundoPosted on

La UE logra superar las objeciones de Grecia y Austria y cierra un acuerdo para reconocer «un nuevo liderazgo» si no hay comicios

La Unión Europea ha logrado un acuerdo unánime al filo de las cuatro de la tarde de este sábado para exigir al régimen de Nicolás Maduro «la celebración urgente de una elecciones presidenciales en Venezuela». El texto, que ha logrado superar las objeciones planteadas por países como Grecia o Austria, advierte a Maduro que «en caso de que no se anuncie la convocatoria de elecciones en los próximos días, la UE tomará nuevas medidas, incluidas las relacionadas con el reconocimiento de un nuevo liderazgo en el país en línea con el artículo 233 de la Constitución venezolana».

El acuerdo llegaba cuatro horas después de que España, Francia, Alemania y Reino Unido lanzasen un ultimátum al régimen de Nicolás Maduro sin esperar a la posición común de la Unión Europea sobre la que trabajaba desde el viernes la alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini. Estos países han establecido un plazo de ocho días tras el cual, si no se han convocado elecciones en Venezuela, reconocerán a Guaidó como presidente.

«Está claro que, después de unas elecciones profundamente defectuosas, donde se impidió la participación de los candidatos de la oposición, donde las urnas fueron rellenadas de votos falsos y donde el recuento estuvo plagado de irregularidades, Nicolás Maduro no es el líder legítimo de Venezuela», ha manifestado el ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt.

Las presiones sobre Maduro van en aumento después de que Guaidó se declarara presidente interino de Venezuela el pasado 23 de enero en una manifestación multitudinaria en Caracas. La oposición considera que Maduro ocupa el cargo de forma ilegítima porque ganó las últimas elecciones, celebradas en mayo de 2018, de forma fraudulenta. El sucesor de Hugo Chávez tomó posesión para un segundo mandato el 10 de enero. Varios países, incluidos Estados Unidos y Brasil, ya han reconocido a Guaidó como presidente de Venezuela. Hasta ahora ningún país de la UE ha dado el paso. 

El pacto a nivel europeo alcanzado este sábado ha pasado por sacrificar cualquier plazo concreto en el ultimátum, que se sustituye por «próximos días». Y por no mencionar expresamente al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, que se autoproclamó presidente del país el pasado miércoles. Pero la alusión al artículo 233 en el que se basan los partidarios de Guaidó para reconocerle su legitimidad apunta a que ese reconocimiento sería inevitable si Maduro no accede a someterse de nuevo a las urnas.

Las objeciones planteadas por países como Grecia o Austria para alcanzar la unanimidad en el reconocimiento más o menos inmediato de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela han llevado a España, Francia, Alemania y Reino Unido a precipitar los acontecimientos. La resistencia de Austria obedece a la presencia del partido de extrema derecha FPÖ en el Gobierno liderado por el popular Sebastian Kurz. El partido tiene estrechos lazos con el Kremlin. Y la ministra de Asuntos Exteriores, Karin Kneissl, incluso contó este mes de agosto con Vladimir Putin entre los invitados a su boda en Austria.

En Grecia, Syriza, el partido del primer ministro, Alexis Tsipras, se resiste a secundar los ataques contra Maduro auspiciados por el presidente de EE UU, Donald Trump, por considerar que no responden a los intereses de los venezolanos sino a los de Washington.

El ultimátum de cuatro de las principales capitales del club hacía inevitable el endurecimiento del tono marcado desde la sacudida política del miércoles en Caracas, cuando Guaidó se autoproclamó presidente. Los Veintiocho se limitaron entonces a mantener su rechazo de Maduro y a pedir nuevas elecciones, pero sin plantear un posible reconocimiento de Guaidó.

La declaración de mínimos logró mostrar una posición unida de la UE. Pero las fisuras eran evidentes, con varios dirigentes comunitarios, como el presidente del Consejo Europeo, el conservador Donald Tusk, y el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, abogando claramente por alinearse con la posición de la administración de Donald Trump.

La reunión del Comité Político y de Seguridad de la UE este viernes en Bruselas evidenció que esa posición común se había resquebrajado y que una inmensa mayoría de países, España entre ellos, ya era partidario de redoblar la presión sobre el régimen chavista y decantarse por aceptar a Guaidó como una autoridad legítima del país, tal y como han hecho EE UU, Canadá y la mayoría de los países latinoamericanos. La fractura de la posición europea se ha consumado este jueves con la declaración de España, Francia y Alemania. 

El giro de la posición europea se inició el jueves, forzado por la presión internacional, que situaba a la UE dentro del bloque liderado por Rusia, reacio a reconocer a Guaidó, y por el debate interno en países como España, donde la oposición conservadora exigía al Gobierno de Sánchez el reconocimiento inmediato.

Sánchez inició el viraje en Davos, con una reunión con los mandatarios de Colombia, Ecuador y Costa Rica (tres de los países que habían reconocido al presidente de la Asamblea) y con una llamada telefónica a Guaidó para mostrarle su reconocimiento y apoyo. El mismo día, Macron señalaba en un tuit que «Europa apoya la restauración de la democracia», un mensaje interpretado como la primera señal de París hacia el cambio de presidencia en Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *