La vida en el alambre del Decano

Categories DeportesPosted on

Los jugadores del Recreativo saludan a la afición del Clombino – Segunda B

El Recreativo de Huelva acumula meses de impagos y el futuro del club más antiguo de España sigue siendo incierto

El Recreativo de Huelva celebró el pasado martes su 129 aniversario y este sábado disputa su último partido de Liga en Segunda división B antes del parón navideño. El Decano del fútbol español arrastra graves problemas económicos desde hace años, en los que las deudas se han acumulado, y el club camina por un fino alambre porque el Ayuntamiento, su actual propietario, no consigue cerrar la venta de un equipo acuciado por los impagos. Los futbolistas y técnicos empezarán sus vacaciones sin haber cobrado en los últimos cuatro meses. En el caso de los empleados, la espera es mayor. La situación de algunos jugadores resulta ya insostenible y en la plantilla, que ha permanecido unida hasta ahora, no se descarta una fuga masiva en el mercado invernal. Una situación que complicaría más el horizonte del «Recre» porque no podría fichar hasta saldar deudas. «Parece mentira que el club más antiguo de España esté pasando por este calvario y nadie eche una mano para arreglar definitivamente la situación», lamentan desde el vestuario.

La denuncia de la plantilla del Reus, una herida aún abierta a pesar de que algunos futbolistas ya han cobrado, volvía a poner ante el espejo el problema de los impagos en clubes de La Liga, a pesar del empeño de Javier Tebas por evitarlos. Un mal que es mucho más silencioso en el fútbol de Segunda B y Tercera división. Aficiones como las del Murcia, Écija o Cacereño viven en vilo desde hace meses por el futuro de sus equipos. También la del Decano.

El partido de hoy ante el Granada B cierra un año muy complicado para el Recreativo, un equipo que no ha cobrado desde que comenzó la temporada y que en sus últimos encuentros no ha tenido ni agua caliente. La hierba del Colombino también se ha convertido en otro enemigo para la plantilla. El jardinero se marchó el pasado mes al no poder aguantar más los impagos, un camino que podrían seguir varios futbolistas en enero. Legalmente, un jugador puede abandonar su club desde el momento en el que acumula tres mensualidades sin cobrar y en el caso del vestuario onubense ese tiempo se ha superado. «Se nos dijo que el cobro, al menos de un mes, iba a ser inminente y seguimos igual. Hay trabajadores que están yendo al club a pedir 50 euros, eso no puede ser», denunció indignado el capitán Marc Martínez a finales de noviembre. El apoyo y la solidaridad de la afición albiazul ha sido para él y para sus compañeros el mejor estímulo durante estos duros meses.

A través de comunicados y realizando plantes en los 30 primeros segundos de sus partidos, los jugadores denunciaron públicamente su calvario. La solución no aparece pese a que el Ayuntamiento tomó el mando del club tras expropiar las acciones de Pablo Comas, condenado por la Audiencia Provincial a tres años de cárcel por un delito de administración desleal y otro de falseamiento de cuentas durante su gestión en el club, entre 2012 y 2017. Gabriel Cruz, el alcalde, reconoce que el estado del Recre es «muy complejo» porque, cuando el Consistorio expropió esas acciones, heredó una deuda de entre 24 y 25 millones de euros.

La declaración del Recreativo como Bien de Interés Cultural (BIC) por parte de la Junta de Andalucía facilitó que el Ayuntamiento pudiera justificar la expropiación de las acciones de Gildoy, que, además de impagos a trabajadores y futbolistas, acumulaba deudas con Hacienda, Seguridad Social y acreedores. La situación, sin embargo, sigue siendo muy delicada, aunque el presidente, Manolo Zambrano, se muestra optimista y afirma que la salud de la entidad es mejor que hace dos años.

Amparados por la AFE

«Se nos dijo que iba a haber una compra y parecía que iba a entrar una empresa. Al final no entró y el Ayuntamiento sigue con la propiedad», recordaba Óscar Carazo, secretario técnico, en una entrevista. «Los jugadores saben que van a cobrar porque están amparados por la AFE, pero el problema es que ha pasado un mes, y otro, y otro. Los trabajadores no tenemos ese amparo». Salmerón, el técnico, ya ha advertido que si al último día del año se llega sin una solución, habrá consecuencias. «El Recre no puede estar así, este escudo no merece dar esa imagen y sufrir este deterioro. Ojalá se solvente para que trabajadores cobren, los futbolistas cobren y se paguen las deudas para volver a ser el club ejemplar que debe ser el Decano», afirmó. La realidad es que plantilla y empleados continúan sin cobrar y varios jugadores se plantean dar el paso de abandonar el club antes del 31 de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *