Llull: «Hasta que pase un tiempo no volveré a ser el de antes de la lesión»

Categories DeportesPosted on

Llull posa para ABC en la Ciudad Deportiva del Real Madrid – Final Four

El base del Real Madrid, que acumula dos años de bajas intermitentes, quiere que esta Final Four que comienza hoy sirva para dejar atrás todos sus problemas físicos

Respira Pablo Laso, porque podrá contar con Sergio Llull para esta Final Four que comienza esta tarde para el Real Madrid. El base acaba de superar su tercera lesión de la temporada. Un problema muscular que le alejó de los playoffs y puso en peligro su participación en Vitoria. Enésimo contratiempo en el calvario físico que sufre desde que se rompió la rodilla en 2017 antes del Eurobasket. El base concede a ABC su primera entrevista tras volver a las canchas hace un par de semanas y aprovecha para hacer repaso a estos dos años complicados que le han hecho crecer mucho fuera de la cancha.

No está siendo la temporada soñada para Sergio Llull…

—He tenido varias lesiones, pero lo único importante ahora es que estoy bien. Con ganas y con ilusión. Con ganas de aportar cosas positivas al equipo y con ilusión de volver a ganar este título. No puedo negar que los últimos dos años no han sido buenos a nivel personal por culpa de las lesiones, pero son cosas que pasan en la vida del deportista. No hay que darle más vueltas. Yo prefiero estar centrado otra vez en la pista y no mirar atrás.

—¿Qué pasa por su cabeza cuando ve que surge un nuevo problema físico?

—Mire, por suerte, hasta hace dos años, había sido afortunado y nunca había sufrido ninguna lesión grave, pero cuando te ocurre algo así lo único que puedes hacer es asumirlo lo más rápido posible y ponerte a trabajar para recuperarte. Lo único en lo que pienso cuando sufro una lesión es en qué puedo hacer para volver a jugar cuanto antes al baloncesto. Lo de la rodilla fue lo más duro, pero es que el resto de lesiones que han surgido este año vienen a raíz de esa lesión de rodilla. Muchas veces intentas compensar la pisada con la otra pierna, haces un mal apoyo y eso te provoca otra dolencia distinta. Van saliendo pequeñas cosas y, aunque vuelves a jugar muchos meses después de romperte la rodilla, sé que hasta que no pase cierto tiempo no volveré a ser el de antes.

—Los que han sufrido una lesión de rodilla dicen que pueden pasar dos años para recuperarse totalmente…

—Sí, así es. De hecho, esto lo he comentado alguna vez con Ricky Rubio, que pasó por esa lesión y me decía eso exactamente. Que puedes recuperarte de la rodilla, estar físicamente bien, pero hasta que no pasa un año y medio o dos no vuelves a ser el de antes. Cuesta olvidarse de la rodilla y, sin eso, no puedes recuperar el nivel que tenías.

«Ser padre te cambia la vida. Antes tenía otras prioridades. Llegar ahora a casa y ver a mi hija sonreír es muy bonito»

—¿Es de los que le da muchas vueltas a la cabeza cuando no juega?

—Intento que no. Me limito a animar a mis compañeros desde fuera y les doy algún consejo si creo que puede ayudarles. No le doy muchas vueltas, porque eso no ayuda en nada. Solo me centro en la recuperación.

—¿Y cómo se «cura» Llull fuera de la cancha?

—He sido papá hace poco y creo que eso te cura todos los males. Cuando llegas a casa, fastidiado, ver a mi hija sonreír es muy bonito. La familia y los amigos son de gran ayuda en esos momentos, porque te apoyan mucho, aunque todo depende en gran medida de lo fuerte que sea uno mentalmente.

—¿Le cambia la vida ser padre?

—Creo que sí te la cambia, pero a mejor. Ahora llegas a casa y los enfados o las tristezas por una derrota pasan a un segundo plano. Son etapas en la vida que uno va cumpliendo. Vas madurando y esto te muestra un poco lo que es más importante. Porque quizá antes tenía otras prioridades. Cuando llegué al Real Madrid había muy pocos en el vestuario que fueran padres y ahora las comidas de equipo parecen una guardería. Casi todos tenemos hijos. Es el proceso de la vida. Vas madurando y sentando la cabeza.

—En esa recuperación anímica, ¿la música es una de sus terapias?

—Sí, por supuesto. La música es algo que ayuda a mejorar el estado de ánimo cuando estás un poco bajo. Y cuando estás mejor, pues te da energía y te motiva.

«Me gustaría saber tocar la guitarra, pero no me veo suficientemente coordinado»

—¿Toca algún instrumento?

—¡Qué va, pero me gustaría! Aunque lo veo muy complicado, la verdad. La guitarra me llama mucho la atención, pero creo que se me daría mejor la batería. A ver, si tuviera que elegir, me gustaría tocar la guitarra, pero no me veo suficientemente coordinado para aprender y hacerlo bien (se ríe).

—¿Cómo de importante es la confianza para un jugador de baloncesto?

—Es algo básico. Todos hemos visto jugadores con una mecánica de tiro muy rara cuya confianza hace que las metan todas. En cambio, otros con una mecánica de tiro perfecta, sin confianza, no meten una. En este deporte, la confianza es fundamental. Pero no solo la que tú tengas, sino la que tus compañeros tengan en ti.

—¿La ha perdido Llull en este último año?

—No, para nada. Eso va con el carácter de cada uno y yo no voy a dejar de intentarlo nunca por fallar dos o tres canastas. No me voy a hundir, como tampoco me vengo arriba cuando meto dos triples seguidor. Creo que es básico seguir confiando en uno a pesar de las dificultades.

—El año pasado llegó muy justo a la Final Four y esta temporada le ha pasado lo mismo…

—Pues a ver si salen las cosas como el año pasado. Sabemos que no va a ser fácil, porque tenemos enfrente al CSKA que es uno de los mejores de Europa. Pero el equipo va con la mentalidad ganadora, como siempre, y sin pensar en nada más que en ese partido de semifinales.

—¿Han aprendido a dosificarse para llegar en forma a final de temporada?

—Creo que según han ido evolucionando las competiciones, hemos ido cambiando nosotros también. Cuando llegó Pablo (Laso)al banquillo arrasábamos en las ligas regulares, pero parecía que nos faltaba un poco la gasolina a la hora de la verdad. Ahora, con un calendario tan apretado y tan exigente, hay que cambiar un poco la planificación y creo que tanto el cuerpo técnico como los fisioterapeutas y los médicos están consiguiendo que lleguemos muy bien al final. Hemos aprendido a ir dosificando poco a poco a la gente, sin dejar de lado ninguna competición. Que seamos 16 en la plantilla ayuda. Ante el nivel de exigencia del calendario, que es una auténtica locura, es lo que hay que hacer.

«Ante el CSKA esperamos un partido igualado, pero sin muchos secretos. Nos conocemos muy bien»

—CSKA, Fenerbahçe y Real Madrid repiten por tercer año consecutivo en la Final Four, ¿hay alguna explicación para que hayan convertido en costumbre algo extraordinario?

—No hay ninguna fórmula mágica más allá del trabajo diario. Somos tres equipos muy sólidos, sin muchos movimientos en verano. No hay locuras ni revoluciones y eso se nota, porque cada año somos un poco mejores. Cuando algo funciona, tienes que aportar pequeñas cosas, pero no cambiar mucho. Parece sencillo, pero no lo es.

—¿Se conocen demasiado para sorprenderse?

—Siempre hay pequeñas cosas que pueden introducirse, pero es verdad que no hay muchos secretos, porque hemos jugado muchas veces en los últimos años. Ante el CSKA será un partido igualado y contará mucho la concentración y el acierto. El que sepa controlar los nervios tendrá mucho ganado.

—¿Jugar en España es una ventaja?

—Yo creo que cuanto más cerca estés de casa, mejor. Para el aficionado del Real Madrid es más sencillo llegar a Vitoria que a Belgrado o Milán. El viaje es más cómodo, porque puedes ir en coche. En Vitoria, siempre que hemos ido a jugar una final, la gente ha respondido. Eso sí, no ayuda lo desorbitado de los precios de los hoteles, que es una locura. Creo que hay pocos hoteles y lo que no bloquea la Euroliga está a un precio muy elevado. Eso no le hace bien al baloncesto. Imagino que los aficionados se buscarán la vida para poder animarnos y nosotros se lo agradeceremos e intentaremos compensarles con el título.

—En Barcelona, en 2011, también era España, pero no tuvieron tanto apoyo, ¿qué ha cambiado?

—Muchas cosas. En esa Final Four de Barcelona la gente no vino en masa porque pensaba que podíamos perder y con el paso de los años hemos ido cambiando esa mentalidad. Según vas logrando títulos es normal que la gente se enganche. Con la llegada de Pablo (Laso) la gente se ha ido enganchando al baloncesto del Real Madrid poco a poco. Ha sido clave el cambio del pabellón, jugar en el Palacio que está más céntrico. También el estilo de juego ha ayudado.

—¿Qué es lo más importante en una Final Four?

—Hay que pensar solo en el primer partido e intentar abstraerse de todo lo que rodea a la Final Four. Es uno de los momentos del año y llegar hasta ahí es complicado, pero ganar lo es más todavía. Tienes que abstraerse de la prensa, de conseguir abonos para los familiares… hacer eso cuanto antes y así centrarte en estar preparado, controlar las emociones e intentar ganar los partidos.

«Es un privilegio defender la camiseta de España. Si estoy bien y el seleccionador quiere, estaré en el Mundial»

—¿Cuenta más lo táctico o lo mental?

—Es importante tener una mezcla de los dos aspectos. Llevar el partido bien preparado y mentalmente ser fuerte para no bajar los brazos en los momentos malos, porque siempre los hay. Es ahí donde se diferencia a los equipos que llegan a la Final Four de los que aspiran a ganarla.

—¿Ha hablado con Scariolo?

—Tengo muy buena relación, pero en este momento del año estamos más liados. Ni él quiere interrumpir nuestra preparación ni nosotros la suya. Durante las lesiones sí que me ha preguntado para saber cómo iba. Tenemos un diálogo fluido y se preocupa mucho por cómo vamos cada uno. Conmigo ha estado muy atento, pero hasta que no acabe la temporada no creo que volvamos a hablar.

—¿Estas lesiones le hacen pensar si irá o no al Mundial?

—Siempre que esté sano y que tenga una pequeña posibilidad de jugar estaré a disposición del seleccionador. Es un privilegio para mí defender la camiseta de la selección española y siempre que el cuerpo me dé y el seleccionador me quiera ahí estaré para defender a España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *