Militao, un central que sabe jugar al fútbol

Categories DeportesPosted on

Real Madrid

Polivalente, el defensa brasileño puede ser medio y lateral. El Real Madrid le ficha por seis años y 50 millones

Está como un niño con zapatos nuevos. Hoy vivirá con sus compañeros del Oporto el sorteo de la Champions y piensa que le ha tocado la lotería al firmar por el Real Madrid a partir del mes de julio. Tiene la contundencia y la anticipación de Pepe, pero la diferencia es que no es solo un central. Éder Gabriel Militao sabe crear fútbol como medio centro y como lateral derecho. Nunca un informe técnico ha definido mejor a un jugador en cinco líneas.

Este chaval de 21 años nacido en Sertaozinho tuvo que marcharse al Sao Paulo con diez años, procedente del Laudo Natel, para intentar triunfar en la locura brasileña del «futebol». Comenzó a destacar a esa edad en las categorías inferiores. Era un buen lateral derecho, rápido, con buen centro y muy fuerte en defensa. Su ascensión fue constante en la casa. Siete años después debutaba con el primer equipo. Disputó 57 partidos y marcó cuatro goles en el Sao Paulo, hasta que llegó el Oporto y se lo llevó por cuatro millones de euros el verano pasado. Un año después, el Real Madrid ha tenido que pagar la cláusula de 50 millones por el defensor, en una lucha con el Chelsea, el United, el City y el Bayern por ficharlo. La última apuesta de Juny Calafat, el hombre del Real Madrid en América, ha vuelto a ser aprobada. Antes emitió excelentes informes de Vinicius y de Rodrygo, otro brasileño que llegará en este convulso verano madridista.

Es un gran central, señala Felipe, su compañero en el eje de la zaga hasta la llegada de Pepe. Militao destaca como «stopper» por su capacidad aérea, su potencia y su sentido de la anticipación

Zidane ha dado el visto bueno a la contratación de Militao, que rechazó las propuestas de otros grandes europeos para vivir la misma experiencia que Pepe y Casemiro en «el Real».

Costaría 75 el 15 de julio

Había que rematar la contratación porque el 15 de julio su precio ascendería a 75 millones y primero debía saldarse el abono de los derechos de formación del Sao Paulo, que cobra el diez por ciento de la operación, cinco millones, según estipula la reglamentación de la FIFA. El Oporto está obligado a publicar la operación, pues cotiza en bolsa.

Vallejo será cedido o traspasado, en busca de disfrutar una continuidad de partidos

El Madrid ficha a Militao por ser un profesional multiusos. Puede ejerce como pivote, como lateral diestro o como central. «Es importante tener esa polivalencia», manifiesta el futbolista. «Alterné mucho en las categorías inferiores del Sao Paulo y aprendí mucho», subraya Militao, que destaca su evolución cuando ejerció como medio centro. «Siempre me gustó generar fútbol, tengo tranquilidad a la hora de salir jugando, lo heredé de mi etapa como volante», remata. Valdo, su padre, exjugador del Corinthians, coincide con el papel principal que ensalza el informa de la casa blanca: «Puede hacer distintas funciones, pero a mí me gusta más como central». Fijo en el Oporto, en septiembre debutó con Tite en la selección brasileña y viene al Real Madrid para ser importante, a luchar por la titularidad junto a Varane y Ramos. Íker Casillas se ha encontrado muy protegido con Militao en el centro de la retaguardia de «los dragones» a lo largo de la temporada. Formaba una dupla perfecta con Felipe. La llegada de Pepe en el mercado de invierno ha significado que Éder pase a ser lateral derecho. Su capacidad aérea, tanto en defensa como en ataque, así como su eficacia en el corte, le convierten en más determinante en el eje de la zaga.

Diez meses de órdago

Para Zidane será óptima su opción futura como pivote. Mañana, por ejemplo, no podrá contar ni con Casemiro ni con Marcos Llorente frente al Celta, en su reestreno como entrenador en el Bernabéu. Ahora mismo no tiene un hombre concreto para cubrir esa misión tan importante. Militao será la tercera vía.

El nuevo futbolista blanco ha protagonizado un ascenso meteórico. Traspasado del Sao Paulo al Oporto hace un año, en pocos meses fue elegido como unos de los veinte finalistas del «Golden Boy». En Portugal ha sido votado como mejor defensa a lo largo de cuatro meses. Ha jugado 34 partidos en ocho meses y ha demostrado su potencia de cabeza con tres goles. En diez meses ha saltado del Sao Paulo al Real Madrid, con Oporto como sede de su confirmación, y ha sido internacional con Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *