Música con rancio rejoneo

Categories CulturaPosted on

Guillermo Hermoso de Mendoza cortó una oreja en la aburrida tarde de su alternativa

Una mujer vestida con un uniforme azul y camisa blanca y con la cabellera recogida en una coleta fue la protagonista desconocida del espectáculo de rejoneo. Ella ejerció por vez primera en Feria de Abril como directora de la banda de música del Maestro Tejera. Y gracias a ella y a sus músicos, aquello no pareció un funeral de tercera.Te imaginas el festejo de ayer sin los pasodobles y te da un patatús. Duró algo más de dos horas y no pasó nada, un sopor, un aburrimiento intolerable, una tortura para las almas cándidas amantes del caballo.

Bueno, sí pasó. Pasó que la banda protagonizó un maravilloso concierto de música taurina en el marco incomparable de este edificio que es, entre otras cosas, un monumento a la acústica. Solo molestaba un poco la piedra de los tendidos, pero el cuerpo ya se está acostumbrando a tal incomodidad.Pasó también que un joven de 19 años tomó la alternativa, el hijo del veterano Hermoso de Mendoza, que responde al nombre de Guillermo.

En el rejoneo, como en la vida misma, existe también la recomendación, y don Pablo ha recomendado a su hijo para que tuviera una alternativa de lujo en el templo del toreo. Eso está bien. Lo que no está tan bien es que la empresa aceptara la presión paterna en perjuicio del rejoneador que el año pasado fue el triunfador de la feria, y que no es otro que el onubense Andrés Romero.Conclusión: unos nacen con estrella y otros estrellados. Y en la presente historia está claro quién es quien.

Esta constatación no impide reconocer que el rejoneador debutante tiene madera, se nota que es hijo de su padre, y se le aventura un futuro prometedor. Él fue el único que ayer le hizo la competencia a la banda y alegró el festejo en el último toro, cuando ya parecía perdida toda esperanza.

Algo habrá que cambiar en este espectáculo. Todo lo que sucede en el ruedo suena a visto, a rancio… Por ejemplo, las coreografías de los caballeros son insulsas; desde ese paseo por el centro del ruedo que los tres se dan al término del paseíllo hasta la colocación de rejones y banderillas a la grupa.

Habría que cambiar, por ejemplo, el toro. Se dice que las empresas contratan siempre las mismas ganaderías porque son más baratas. Pues a ver si entienden, además, que cada vez acude menos gente a estos espectáculos, cansada de tanto aburrimiento. Los toros de ayer fueron sencillamente insufribles, un derroche de falta de casta, amuermados, apagados, parados…Hermoso de Mendoza padre mantiene la madurez pero no la frescura de hace unos años. Se le nota como si estuviera de vuelta y falto de ilusión; o es que la ilusión de ahora es exclusivamente su hijo. No dijo nada ante sus dos toros imposibles, a pesar de que sin motivo aparente le pidieron la oreja del segundo.

Lea Vicens evoluciona muy lentamente; estuvo insegura y poco acertada. Y Guillermo, impetuoso como se le supone, superó con ganas las escasas condiciones de su lote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *