Nadal se da de baja en Brisbane

Categories DeportesPosted on

Tenis

El balear anuncia su retirada del torneo horas antes de debutar contra Tsonga por unas molesias en el muslo izquierdo

A Rafa Nadal se le acumula la frustración. Los dolores y las molestias físicas se suceden en este 2019 que acaba de comenzar. A pocas horas de estrenarse de forma oficial en el curso ante Jo-Wilfried Tsonga, el balear anunció que se retiraba de Brisbane. Una resonancia magnética había detectado una distensión en el músculo del muslo izquierdo que le impedía disputar su primer partido del nuevo año. Muy a su pesar.

«Quería jugar, pero los médicos me han recomendado otra cosa. Es algo pequeño, pero que puede convertirse en algo más grande. No sabéis lo triste que me siento de estar anunciado esto. Es muy duro especialmente para el torneo y los aficionados, porque es el segundo año consecutivo en el que ellos no tendrán la oportunidad de verme jugar. Pero no tengáis duda de que el principal afectado de esta situación y el primero que está sufriendo soy yo», admitió apesadumbrado el balear, otra muesca más en su palmarés de heridas.

Es una molestia que comenzó en su primer encuentro de la temporada, en el torneo de exhibición de Abu Dabi que terminó en derrota contra Kevin Anderson. Por eso no jugó la final de consolación después. «Es solo una consecuencia de estar tanto tiempo parado. Cuando juegas la tensión sobre el músculo puede empeorarlo. Puedo poner en riesgo el resto del mes si juego aquí», añadió. Por eso para ahora, con algunos días por delante para descansar. Porque, en apenas diez días llega el Abierto de Australia, el primer Grand Slam del año, el primer gran reto para el de Manacor. Y no se lo quiere perder.

Ya en 2018 perdió demasiado. Los dolores lo obligaron a ausentarse del circuito más de la cuenta desde el inicio hasta el final. La rodilla no le permitió jugar en Abu Dabi y llegó a Melbourne con solo tres partidos en su haber. Superó rondas hasta llegar a cuartos, donde el psoas-ilíaco lo obligó a retirarse contra Marin Cilic. A partir de ahí, cinco brillos en tierra batida y demasiadas bajas: Miami, Indian Wells, Pekín, Shanghái, Cincinnati, París-Bercy, Copa de Maestros… Su último encuentro data del 7 de septiembre, las semifinales del US Open contra Juan Martín del Potro. Esta vez, la rodilla fue la culpable de su segundo abandono del año.

Después de más de cien días en barbecho, la puesta de largo del balear vuelve a retrasarse. Y a acortar el ritmo de competición porque acudirá al Abierto de Australia con solo un encuentro en sus piernas. Demasiado poco para las costumbres del español, siempre más a tono conforme suma juegos y sets. Pero de Nadal no se puede dudar pues se ha levantado de todos los tropiezos, por muchas piedras que le pusieran en el camino.

Rafael Nadal announces he’s withdrawing from #BrisbaneTennis: “I did an MRI and it shows a small staring on my left thigh. I tried to play, I wanted to play, but recommendations from the doctors (were otherwise)” pic.twitter.com/f1eHUc3WyW

— #BrisbaneTennis (@BrisbaneTennis) January 2, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *