Quién es Miki, el catalán que lleva la rumba a Eurovisión

Categories TV/TelevisiónPosted on

El representante de España en el festival europeo de la canción trae una apuesta que entronca con su trayectoria de versionista de clásicos

Durante el vuelo que lo llevó la semana pasada a Tel Aviv, donde este sábado representa a España en el festival de Eurovisión, Miki Núñez vio la película David Brent: Life on the Road. Dirigida y protagonizada por el británico Ricky Gervais, es un falso documental que ficciona un desastroso y cómico viaje por el Reino Unido de un agente comercial y su banda de rock. Aunque Miki espera que en los próximos días le aguarden experiencias más positivas que a este personaje, su periplo por el certamen musical más mediático de Europa tiene, como la película, mucho de presentación ante el gran público.

«Si hay algo que defina su trayectoria, es su forma de actuar, su afán en lograr que el público disfrute», cuenta Albert Borràs, amigo de la infancia y compañero de banda de Miki durante más de una década. De aquellos primeros años, Borràs guarda un recuerdo especial del primer concierto, que ambos dieron a los 13 años junto a su hermano Xavier y un bajista en el patio de su colegio, en Terrassa, donde Miki nació hace 23 y todavía hoy reside. Fue con la banda de pop rock en catalán Lax ‘n’ Busto y las rumbas de La Pegatina como principal referencia del grupo, que con el tiempo dejó de tocar en patios de escuelas y, más evolucionado, dio el salto a los escenarios como banda de versiones: interpretaba letras de James Brown, Txarango, Julieta Venegas o The Police, bajo el nombre de Dalton Bang, y se convirtió en un fenómeno popular.

El cantante dejó la banda en 2018 para presentarse a Operación Triunfo. Ha reconocido que esta trayectoria le ha ayudado a superar con más facilidad los castings del concurso televisivo que le dio la popularidad. De la Academia salió con una canción que entronca con sus orígenes de juglar contemporáneo: La Venda, compuesto por el guitarrista de La Pegatina Adrià Salas y con el que Miki acude a Eurovisión, es precisamente una vuelta al espíritu alegre que transmitía en las fiestas mayores y en el que se encuentra cómodo.

Varios de los compañeros de Miki en Dalton Bang corroboran que su trayectoria artística no ha sufrido fuertes virajes y destacan como una constante en él su afán por disfrutar sobre el escenario, más allá de identificarse con un determinado género. Borràs, que lo define como «sensible», «extrovertido» y «transparente», considera que su rol de animador ha sido la principal razón que le ha hecho transitar por diferentes estilos. «Le ha obligado a adaptarse, aunque se ha movido en terrenos no muy diferentes», asegura. Y añade que quizá su mayor evolución haya sido de un comienzo más ligado al pop rock catalán e inglés hacia un universo musical en el que los ritmos de la rumba adquieren más relevancia.

Poco dado a prodigarse en asuntos polémicos, Miki ha evitado en todo momento alienar a su público. No ha expresado su posición ante el desafío independentista catalán, aunque sí se ha opuesto al movimiento que promovía un veto de la celebración en Israel del certamen bajo la premisa de la ocupación del Estado judío de tierras palestinas.

Miki no entra en las quinielas de los favoritos, pero se muestra optimista ante la gran final del sábado. Los compañeros de banda que le han acompañado estos últimos años creen que la rigidez del formato de Eurovisión evitará que sobre el escenario se perciban algunas trazas del Miki «espontáneo» y «natural» que tan bien conocen. Y que Xavier Borràs ejemplifica en la imagen del cantante que versiona de forma inesperada una determinada canción sobre la marcha ante el estupor disimulado del resto de integrantes de la banda. Borràs augura que nada parecido ocurrirá en Tel Aviv, donde se verá a un tipo «seguro» que divierte al público, pero no se sale del guion. A alguien que aprovechará el paso por este certamen como una experiencia única, pero una más al fin y al cabo. Nada más lejos del cómico Gervais y su aventura desproporcionada en busca de la fama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *