Rabiot, la madre de todos los fichajes

Categories DeportesPosted on

Rabiot durante un partido del PSG – Fútbol

La progenitora del francés, que ya se ha reunido con el Barça, es el gran escollo

La posibilidad de ver a Adrien Rabiot vestido con la camiseta azulgrana trasciende la tozudez de Nasser Al-Khelaifi. Hay una persona mucho más difícil de convencer que el jeque y dueño del PSG. Se trata de Veronique Rabiot, madre, representante y persona que rige el destino del talentoso centrocampista francés. El Barcelona ya se ha visto las caras con la «dama de hierro», que se ha descolgado con unas fuertes peticiones económicas. Hace dos semanas se produjeron los contactos y Óscar Grau en persona pudo constatar la predisposición del futbolista de jugar en el Camp Nou junto a Leo Messi pero el CEO del club catalán topo con la dureza de la experta negociadora.

El entorno de Rabiot tiene en estos momentos la sartén por el mango porque el jugador queda libre el próximo 30 de junio, lo que le permite liderar una subasta al mejor postor. Precisamente, la madre de la criatura le pidió al Barcelona una prima de fichaje, que por otro lado encaja perfectamente con la política del club azulgrana a la hora de fichar o renovar futbolistas. El Barcelona entiende que parte del dinero que puede ahorrarse por un brillante jugador, con presente contrastado y prometedor futuro por su juventud, puede invertirse como parte del salario.

La carta de libertad

Ya lo puso en práctica con Neymar y en las recientes renovaciones de Iniesta, Messi, Busquets, Rakitic o Luis Suárez. Sin ir más lejos, rescatando la memoria económica del año pasado puede constatarse el gasto de 154 millones de euros en primas por renovacion. El caso de Rabiot no sería una excepción y más teniendo en cuenta que un estudio de mercado daría por buena la operación. Además, fichar a un jugador con la carta de libertad no tendría impacto en la normativa que regula el Fair Play financiero.

El aspecto económico es uno de los escollos que el Barcelona pretende sortear en las conversaciones con Veronique Rabiot, que ya ha mantenido varios encontronazos con las diferentes parcelas del PSG. El año pasado ya criticó duramente a la secretaría técnica del club galo por la demarcación en la que hacían jugar a su hijo y representado. Exigió a Antero Henrique que adelantara su posición en el campo y que ficharan a otro jugador de corte defensivo para liberar a Adrien del desgaste de defender y así se lo hizo saber de nuevo a Maxwell, asistente del director deportivo, en una reunión el mes pasado. También se las ha tenido con el entrenador después de que Tuchel le arrebatara la titularidad y le relegara al banquillo en los últimos encuentros. Es una disputa que ya mantuvo con Unai Emery cuando el vasco comandaba la nave parisina y le requirió que le colocara de interior en lugar de mediocentro. Aunque el pulso más potente se lo está disputando a Nasser Al-Khelaifi, al que presiona con la salida del jugador si no le aumenta el salario a la altura del resto de cracks del equipo. Algunas informaciones aseguran que el jeque estaría dispuesto a cuadruplicarle la ficha después de haber rechazado las dos primeras ofertas de continuidad. Además, ha exigido que su interlocutor sea el propietario del PSG. Su petición rondaría los 10 millones de euros netos por temporada más una prima de fichaje de 15 millones mientras que la oferta que tiene sobre la mesa es de 7,2 millones por año más otros tres por objetivos.

Bartomeu ya sabe las pretensiones de Veronique Rabiot. Reconoce que es un precio alto aunque le compensa la calidad del jugador y también la posibilidad de devolverle la jugada a Al-Khelaifi cuando el jeque le arrebató a Neymar. Tras negarse a negociar por jugadores como Marquinhos, David Luiz, Thiago Silva o Verratti, la incorporación de Rabiot sería una ocasión para demostrale al todopoderoso jeque que el dinero no puede comprarlo todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *