Sierra de Cardeña y Montoro, tradición montera

Categories DeportesPosted on

Sierra de Cardeña y Montoro – Rutas cinegéticas

Es una de las zonas más vírgenes y agrestes de Sierra Morena, que comprende las 38.449 hectáreas del parque natural

La sierra cordobesa de Cardeña y Montoro ha sido de siempre un buen refugio para las reses, de hecho fue uno de los escasos lugares donde éstas siguieron existiendo tras la Guerra Civil, lo que nos da una idea de lo deshabitados que están estos parajes, una tierra en la que apenas se han establecido en tiempos, a parte de ciervos y jabalíes, algunos maquis; y donde, salvo a los cazadores, ni siquiera a los bandoleros les compensaba operar.

Hablamos de una de las zonas más vírgenes y agrestes de Sierra Morena, que comprende las 38.449 hectáreas del parque natural y las aproximadamente 33.000 del triángulo colindante que forman las poblaciones de Adamuz, Villanueva de Córdoba y Cardeña. Al sur, la depresión del Guadalquivir asciende entre olivos hasta las moles graníticas que conforman la base de jóvenes dehesas y quebrados valles como el del río Yeguas o el Arenoso, que cobijan gran variedad de especies, como linces, venados, jabalíes y, acaso, algún lobo, habiéndose repoblado hace unas décadas con gamos y muflones.

Lugar ideal para la caza

La vegetación que lo cubre está compuesta, casi a partes iguales, por dehesas, pinar de repoblación y monte mediterráneo, constituyendo un lugar ideal para la caza mayor. Aquí, el hombre ha conseguido armonizar los escasos aprovechamientos agrícolas con los pastos y la ganadería, además de la miel y otras actividades tradicionales.

Hoy podemos encontrar poco menos de un centenar de fincas de caza mayor, que han logrado llegar hasta nuestros días conservando y aumentando la riqueza forestal y faunística de la zona. A esto ha ayudado su mencionado despoblamiento y la especial protección administrativa. Al igual que en Hornachuelos, aquí aún se disfruta de la tranquilidad que, junto con la disponibilidad de alimento, es la base principal para que se logren buenos resultados cinegéticos.

Tradición montera en estado puro, paisajes maravillosos y una naturaleza en plenitud sería una buena definición de la Sierra de Cardeña y Montoro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *