Siri Hustvedt: “Necesitamos el feminismo porque la historia no ha terminado”

Categories CulturaPosted on

La escritora recibe en Londres la noticia de su premio Princesa de Asturias de las Letras

La escritora Siri Hustvedt (Northfield, EE UU, 64 años) ha recibido en Londres la noticia de que había sido galardonada con el premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. Se encuentra promocionando su nueva novela, Recuerdos del futuro (Seix Barral). Recibe a la prensa en la sede del Instituto Cervantes. «Los premios llegan del cielo. Mi padre dijo una vez algo acerca de la noción luterana de la gracia. La gracia, dijo, es algo que no te mereces y que no necesariamente te has ganado, pero la respuesta correcta a la gracia es el agradecimiento. Diría que esta se trata de una pequeña y más humana forma de gracia, así que mi respuesta debe ser de agradecimiento, de sorpresa y felicidad», explica sonriente.

Novelista y ensayista, Hustvedt se ha ganado con creces un lugar en el panorama literario actual, pero se resigna a escuchar una y otra vez la inevitable pregunta. ¿Le molesta que se refieran a ella como la mujer de Paul Auster? El escritor estadounidense también recibió en 2006 el premio Príncipe de Asturias de las Letras. «No se trata de algo personal. Es algo que entiendo. Se trata más bien de algo que tiene que ver con el hombre, la mujer y el sexismo, con la idea continua de que la identidad de una mujer se forma y se vincula a la de un hombre, de un modo en que no ocurre con un hombre. En mi caso, el reconocimiento ayuda a derrotar esa idea, pero eso no quiere decir que desaparezca. Aunque en mi caso desaparezca, no desaparece para otras mujeres que trabajan en ese contexto», explica sin resignación.

Una y otra vez volverá a su eterna bandera, el feminismo, pero no pierde ocasión de detenerse en los dos hombres que más le obsesionan, para bien y para mal. Charles Dickens, el escritor inglés en el que basó su tesis doctoral y al que recurre constantemente para explicar su propia obra. Y Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, en una de cuyas más acérrimas críticas se ha convertido en el mundo cultural norteamericano. «Es un psicópata, en términos médicos. El problema es que millones de personas le votan. Para muchos de ellos ha sido el vehículo de una fantasía que les ha llevado de la vergüenza al orgullo. Hombres y mujeres blancos, sin educación universitaria, que han sentido la pérdida de un privilegio que nadie cuestionaba antes. Ser blanco, como ser hombre, era un rasgo universal del que no se tenía conciencia. La composición demográfica de Estados Unidos ha cambiado, se sienten amenazados, aumenta su resistencia y ven en Trump a un héroe. La parte positiva es que es un completo ignorante, no sabe nada de la Constitución ni de las leyes. No sé si su propia estupidez nos salvará en 2020, pero debemos estar agradecidos por ello», dice.

No se atreve a opinar específicamente de la fuerza actual del feminismo en España, pero explica su aparición: «Las olas del feminismo siempre reaparecen. Y en ocasiones surgen como respuesta a un retroceso social, como hemos visto ahora con la aparición de un populismo nativista que está profundamente presente en Estados Unidos y que ha aparecido también en España, por el resultado de las últimas elecciones. Necesitamos el feminismo porque la historia no ha terminado. Y porque, al menos para mí, es una forma muy profunda de humanismo. Es un modo de afrontar la liberación de los seres humanos de las restricciones impuestas por el género», resume.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *