Solari continuará hasta final de temporada, salvo una hecatombe

Categories DeportesPosted on

Real Madrid

El Madrid analiza que su problema no es el técnico, sino la plaga de lesiones y la baja forma de hombres clave, que estarán a punto antes de la Champions

El análisis de la dirección deportiva del Real Madrid ha sido pausado, concienzudo. El club se juega la temporada y hay que estudiar bien los problemas que sufre el equipo. En el fútbol se suele buscar el eslabón más débil, el entrenador, porque solo es uno. Si un equipo falla, se mira al banquillo antes que a los protagonistas de campo. El Real Madrid destituyó a Lopetegui el 31 de octubre porque la preparación física de la plantilla fue deficiente y la racha de malos resultados introdujo al técnico en una tensión que le fulminó. Solari se ganó el puesto tras su examen de prueba. Y la entidad reflexiona que el problema actual del equipo no es de entrenador. Sus problemas son dos: la plaga de lesiones, con siete bajas en el partido de hoy que le han dejado sin delanteros, y la baja forma de cuatro futbolistas importantes, Marcelo, Modric, Isco y Kroos, quien se rompió frente a la Real Sociedad.

El técnico intenta recuperar a Marcelo, Modric e Isco, quien debe mejorar su nivel para ser titular

El dictamen final señala que Solari continuará hasta final de temporada, salvo una hecatombe de malos resultado que exija un cambio.

El balance de situación de la entidad determina en su informe que un nuevo preparador no solucionaría esos dos talones de Aquiles del Real Madrid, centrados en la plantilla. Solari no es el culpable. El argentino no comenzó la temporada en julio. Se topó con unas vicisitudes ya existentes.

Es cuestión de jugadores

El técnico se encontró el 31 de octubre con este grupo de futbolistas campeones y confirmó un desgaste físico y mental acumulado de muchos internacionales tras el Mundial de Rusia y tres años de finales europeas con poco descanso, pues las Supercopas de Europa y de España consiguientes a los éxitos de mayo precipitaban el retorno al trabajo.

El estudio de esta realidad dejó patente que los líderes del plantel nunca descansaron bien en este trienio. El resultado es el bajo rendimiento de esos cuatro hombres consagrados. Únicamente tres líderes, Ramos, Carvajal y Benzema, han mantenido el nivel. Y la criba de lesiones se ha llevado por delante esta temporada a Kroos, Bale, Asensio, Courtois, Mariano, Casemiro, Javi Sánchez, Nacho, el jugador que no sabía lo que era una baja por dolencia, y a Marcos Llorente, el «descubrimiento» del año, quien había alcanzado la titularidad. Solo Nacho y Casemiro han retornado ya al equipo. El centrocampista brasileño aceleró su regreso al caer Llorente en esa lista indeseada.

La prioridad del Real Madrid es que los veteranos, Marcelo, Modric, Isco y Kroos, recuperen paulatinamente la forma para llegar en un buen estado al mes de febrero y a la Champions. Mientras se persigue esta meta con futbolistas determinantes, el equipo necesita conseguir una regularidad en la Liga que la ristra de partes médicos dificulta ostensiblemente. Hay un análisis interno cristalino: con independencia de las relaciones personales, Isco no ha sido titular hasta hoy porque no está bien, ni físicamente ni en su rendimiento. Precisamente, esta noche podría estar en el once inicial.

Solari se encuentra en una diatriba. Marcelo, Modric e Isco deben jugar para adquirir la forma con ritmo de competición. El brasileño y el croata reciben partidos con ese fin. Isco, media punta, no ha disfrutado de minutos hasta hoy porque el técnico apoya un sistema con tres puntas y el malagueño no entra en esa estrategia. Debe ganarse entrar en el plan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *