Sparrings, los tenistas versátiles

Categories DeportesPosted on

El sparring de Roger Federer – MUTUA MADRID OPEN

Estos jugadores se adaptan a los distintos estilos de juego de las mejores raquetas del mundo

Rafael Nadal, Andy Murray, Alexander Zverev, Fabio Fognini, Simona Halep, Caroline Wozniacki… La lista de Mario Martínez es larga y envidiable. A punto de terminar su séptima edición trabajando en el Mutua Madrid Open, este sparring de 28 acumula incontables sesiones con lasestrellas de la tierra batida. «Simplemente lo hago porque la experiencia es única», explica.

Los sparrings tienen la suerte de poder jugar con las mejores raquetas del mundo, de ahí que «su preparación viene a ser un poco la misma; con menos exigencia, por supuesto», aclara Martínez. Aun así, es común que tenistas jóvenes asuman este oficio durante un tiempo para entrenar o preparar su temporada de torneos. Como Hugo Dellien, que fue sparring de Rafael Nadal en la célebre arcilla parisina de Roland Garros 2011.

En la Caja Mágica cuenta con un equipo de hasta una decena de sparrings, quienes, en especial los primeros días de la competición, deben asumir una gran demanda. «Hacemos cinco, seis, incluso siete sesiones al día, es un poco duro», asegura Martínez, que en esta edición del torneo ha peloteado con Lucas Pouille, Stan Wawrinka, Grigor Dimitrov, Petra Martic, Ashley Barty y Kei Nishikori. «Me pidió que le restara de derecha cortada, simulando el de Wawrinka», cuenta sobre las indicaciones del japonés. «Me dio la sensación de que estaba un poco incómodo». Aunque insiste en que solo es su punto de vista, lo cierto es que el número 7 cayó en octavos contra el suizo que, por entonces, parecía que volvía a ser lo que era, hasta que Nadal lo desalojó en cuartos. En cuanto a los entrenamientos del manacorense, según Martínez: «Simplemente busca ritmo. A partir de la cuarta o quinta bola ya busca el espacio, y se basa en que él se sienta cómodo y suelte el brazo».

Ya sea jugar un poco más plano, o con más efecto, o tratando de buscar más ángulos, el objetivo es intentar abarcar todos los campos, ser versátil, para adaptarse a los distintas exigencias y estilos de juego que afronta a diario. «Cada jugador tiene su rutina, su manera de entrenar y prepararse para un partido; cada uno te pide cosas diferentes», aclara Martínez, que reconoce que «esa variabilidad te hace ser mejor», otro de los motivos por los que disfruta de esta profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *