‘The Passage’: Zach Morris al rescate de la humanidad

Categories TV/TelevisiónPosted on

El actor, todavía recordado como protagonista de ‘Salvados por la campana’, protagoniza la adaptación televisiva de la trilogía de Justin Cronin

Todavía recordado como el adolescente protagonista de Salvados por la campana -y varios años y series televisivas más tarde-, Mark-Paul Gosselaar se mete en la piel de un agente federal que intenta salvar al mundo a cualquier precio hasta que el encuentro con una niña inocente le lleva a replantearse los métodos. La trama de The Passage, que se estrena en España este lunes 11 de febrero (Fox), bebe del universo apocalíptico de la trilogía homónima de Justin Cronin, aunque es una adaptación muy libre de la famosa saga de novelas con toques vampíricos.

La primera temporada arranca en una instalación ultrasecreta del gobierno estadounidense, donde un equipo de científicos acomete experimentos de dudosa ética con la misión de combatir un virus que podría arrasar a los humanos. El personaje que interpreta Gosselaar, el agente Brad Wolgast, es el encargado de fichar como conejillos de indias a reos que esperan la ejecución en el corredor de la muerte. Y lo hace sin vacilar. “Es un buen tipo”, explica el actor, “pero vivió un trágico incidente pocos años atrás y eso le condujo a implicarse en el proyecto sin hacer preguntas, porque no quiere saber lo que ocurre en el laboratorio ni sobre los terribles resultados de las pruebas”.

Lo que Wolgast sólo intuye sobre el proceder (cuestionable) de los científicos, pero que el espectador sí podrá ver desde el primer capítulo, discurrirá en paralelo a la aventura de una cría huérfana llamada Amy que se convierte en objeto de interés del gobierno y de sus experimentos. Y nuestro agente será el encargado de interceptarla. Que las cosas se torcerán a partir de ese punto es el límite de lo que puede explicarse sobre The Passage sin incurrir en el spoiler), si bien suficiente para constatar que la propuesta se apoya sobre todo en la relación entre el personaje de Gosselar y el de su joven coprotagonista , Saniyya Sidney, de 12 años.

“La química que se ve en la pantalla es real. Saniyya es una niña estupenda y sus padres tienen mi misma edad, nos entendemos muy bien todos”, describe el intérprete, de 44 años, después de admitir con una modestia que no parece falsa, sino de índole práctica, que el primer fichaje de la producción no fue él mismo sino Sidney (“sin el personaje de Amy no habría serie”). Lo explica muy implicado en un proyecto que inicialmente intentó plasmarse en el cine, pero que tras el intento frustrado ha acabado trasladándose a la pequeña pantalla bajo la égida de Ridley Scott.

Gosselaar leyó los tres libros de Cronin antes de emprender el rodaje (“otros actores del reparto prefirieron no hacerlo, pero yo sé separar el mundo literario del televisivo”) y quedó fascinado por ese relato que ahora nos brinda la televisión de forma no cronológica, Queda claro, durante la entrevista con EL PAÍS en Londres, que se los conoce al dedillo y que ve en esas novelas material para muchas más temporadas, siempre que las audiencias avalen una continuidad.

En su particular opinión, The Passage relata en realidad “una historia de amor que irá desvelándose en capas que se sobreponen”, las que destilarán a lo largo de sucesivos episodios un traumático suceso personal del pasado o su ruptura con la esposa que, aún ahora separados, seguirá siendo su cómplice en las decisiones que el agente tome en contra de sus superiores.

Quién sabe si los seguidores de la trilogía superventas, publicada en España bajo el título global de El Pasaje, lo verán del mismo modo. El intérprete californiano sólo les pide que no comparen lo leído con lo que van a ver en pantalla: “La serie es nuestra interpretación, ni mejor ni peor, y sólo espero que los fans no se sientan obligados a elegir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *