Trump, sobre el accidente del Boeing 737: “No sé ustedes, pero yo no quiero que Albert Einstein sea mi piloto”

Categories Internacional/MundoPosted on

El mandatario critica la dificultad del sistema de aviación. Las aeronaves “se están volviendo demasiado complejas para volar”, afirma el republicano

Donald Trump no se quiso quedar afuera de la polémica por el Boeing 737-MAX 8, el modelo de avión que sufrió un accidente este domingo en Etiopía, en el que murieron los 157 ocupantes. El presidente ha criticado este martes a través de su cuenta de Twitter que las aeronaves “se están volviendo demasiado complejas para volar”. En un tono que se interpreta como irónico, insinuó que ya no se necesitaban pilotos para conducir los aviones, sino científicos informáticos del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). “No sé ustedes, pero yo no quiero que Albert Einstein sea mi piloto”, agregó el mandatario. Por su parte, el fabricante de aviones estadounidense insiste en que su modelo es seguro y que no es necesario emitir nuevas directrices.

El origen del fatal accidente no está claro. Mientras se investiga, la Unión Europea ha decidido este martes cerrar su espacio aéreo al Boeing 737-MAX 8. La decisión llega después de que 15 países -seis de ellos comunitarios- y al menos 31 aerolíneas tomaran la misma resolución. Esto se traduce en que el 60% de la flota de aviones de este modelo están en tierra. Cinco meses atrás, otra aeronave igual de la compañía Lion Air se estrelló en Indonesia dejando 189 muertos. Aún se está intentando aclarar qué fue lo que lo provocó.

«Siempre tratando de ir innecesariamente un paso más allá, cuando generalmente lo viejo y simple es mucho mejor. Se toman decisiones en fracciones de segundo y la complejidad crea peligros. Todo esto por un gran costo y muy poca ganancia», sostuvo Trump en Twitter apelando nuevamente a la modernidad de la aeronave. Los aviones se están volviendo «demasiado complejos para volar», por lo que «ya no se necesitan pilotos, sino científicos del MIT».

El 737 Max jet de Boeing era la punta de lanza de la compañía, el avión más vendido del mundo. Se vendía como una aeronave con bajo coste, un mínimo mantenimiento y con la capacidad de abarrotarla de pasajeros. Compite directamente con el Airbus, su rival europeo de las aerolíneas comerciales.

Más allá de las opiniones vertidas por Trump, EE UU ha anunciado el envío de un equipo de ayuda para determinar las causas del siniestro del pasado domingo. El envío de expertos suele ser protocolar cuando un accidente concierne a un avión fabricado por Boeing o cuando las víctimas son de nacionalidad estadounidense. En el avión estrellado en Etiopía había pasajeros provenientes de más de 30 países, ocho de ellos estadounidenses.

Los títulos del fabricante de aviones Boeing retrocedían este martes por segundo día consecutivo en Wall Street. La compañía volvía a caer un 5,33%, lo que representa una pérdida de 12.000 millones de dólares de capitalización. Los papeles de la compañía arrancaron la sesión este lunes con una caída de hasta el 12%, la mayor desde los atentados del 11-S en Estados Unidos. La pérdida de valor bursátil ronda los 25.000 millones de dólares (unos 22.000 millones de euros) en dos días, según los cálculos realizados por la agencia Efe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *