Un capítulo histórico: así ha sido la despedida de Ricardo Gómez de ‘Cuéntame’

Categories TV/TelevisiónPosted on

La serie de TVE ha dicho adiós a uno de sus personajes centrales. Ojo, ‘spoilers’

Ver fotogalería

Cuando le conocimos era Carlitos, un niño que imaginaba otros mundos posibles desde un camión abandonado en un descampado en la España de Franco. Ahora se ha despedido convertido en Carlos Alcántara, un hombre que se da cuenta de que necesita romper vínculos con su familia, volar lejos, para poder mirar al futuro. Antes, Carlos afronta un viaje a sus recuerdos que le lleva, incluso, a aquel camión abandonado en un descampado con sus dos amigos de la infancia.

Despedirse nunca es fácil. Y el último capítulo de la 19ª temporada de Cuéntame no solo recoge la despedida (o no despedida) de Carlos de su familia. También es el adiós lleno de emoción de un actor a su personaje. En un vídeo grabado mirando a cámara, Carlos no solo se despide del resto del clan Alcántara, también se despide, mirándoles a los ojos, de los espectadores. Un adiós que traspasa la pantalla. Por eso este precioso episodio, que podía haber servido de final de serie perfectamente y que ya es historia de la ficción televisiva española, ha tenido una carga extra de emotividad a la vez que cierra el círculo que arrancó en 2001.

Tras una temporada que ha llevado al personaje a un progresivo descenso a los infiernos, y con Karina plantando cara al fracaso marchándose a Nueva York para comenzar una nueva vida, Carlos decide buscarse a sí mismo lejos de San Genaro. Así, la casi hora y media de capítulo se convierte en un viaje emocional por la historia de un personaje —y un actor, Ricardo Gómez— que hemos visto crecer. Un viaje por nuestra historia emocional vinculada a la televisión.

El fracaso de Carlos le sirve para hacer borrón y cuenta nueva. Como le dice su padre Antonio, “somos lo que somos porque vamos de fracaso en fracaso”. Se marcha para intentarlo de nuevo, fracasar de nuevo, fracasar mejor. Y para llegar a la génesis de Cuéntame, a que narrador y personaje se fundan.

El episodio, lleno de referencias al pasado, incluida la imagen con la que arrancaba la cabecera de la serie del niño viendo su reflejo en el agua, logra enlazar el Carlos del pasado con el Carlos narrador del presente, ese que nos está contando lo que pasó. El personaje encuentra dentro de sí mismo su propia voz. Lo hace fuera de su familia pero, a la vez, dentro de ella. Y la voz de Ricardo Gómez se convierte por un momento en la narradora. Se cierra el círculo.

Todo el capítulo está lleno de mensajes entrecruzados desde la serie al actor, del actor a la serie, y de ambos a los espectadores. Referencias que cuentan con la complicidad de todos los elementos de la ecuación y que por eso hace que las lágrimas afloren en más de una ocasión. Momentos que parten el corazón como la despedida sin despedirse de la abuela Herminia.

En estos años, Carlitos Alcántara ha pasado a convertirse en Ricardo Gómez, un actor que, como su papel, siente que tiene que romper lazos con el pasado para poder volar más lejos. De su mano se va Karina, un personaje cuya despedida queda eclipsada al lado de la prominencia de la de él, pero que ha permitido conocer a una actriz, Elena Rivera, que ha moldeado el personaje a la perfección.

Quién sabe lo que les deparará la vida, pero el futuro es de los valientes. Y ojalá el futuro sea también de Cuéntame. Ahora la serie se enfrenta al reto de seguir adelante sin una pieza clave. “No importa lo que pasó, sino cómo pasó”. El viaje, el camino, la vida. Eso es lo que cuenta. Gracias, Ricardo Gómez, por habernos abierto con tus ojos las puertas de los Alcántara.

                                                      “Lo importante es que encuentre su lugar en el mundo”.
                                                           “Y lo hará. Y si no, volverá porque aquí tiene su casa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *