Una despedida entre amigos y vino a Diego Galán

Categories CulturaPosted on

Cineastas y compañeros se reúnen en la librería 8 1/2 para dar el último adiós al crítico de cine de EL PAÍS y ex director del festival de San Sebastián

Cuarenta amigos y compañeros del cine español se reunieron anoche en la madrileña librería 8 1/2 para despedir a Diego Galán, crítico de cine de EL PAÍS y exdirector del festival de San Sebastián fallecido el domingo 14 a los 72 años, y que el año pasado recibió la Medalla de Oro de la Academia de Cine por su “admirable trayectoria y su apoyo constante al cine español”.

Como dijo con cariño en un brindis a mitad del acto el director Imanol Uribe -ganador de dos Conchas de Oro en el Zinemaldia-: «Por Diego, y recordémosle con una copa de vino, como él hubiera querido». En el espíritu del acto, homenajear a Galán como gran conservador. Entre los asistentes, el productor Andrés Santana, directores como Daniel Cebrián, Sigfrid Monleón o Antonio Hens, el historiador cinematográfico Luis E. Parés, la montadora Teresa Font, el director de comunicación de TCM y documentalista Juan Zavala, el diseñador de vestuario y escenógrafo Pedro Moreno, el director de fotografía José Luis Alcaine, la maquilladora Mariló Osuna, amigos y gente de cine y de la cultura como Fernando Lara, Manuel Hidalgo, Molly Izaga, Piluca Baquero, Helena Manrique o Concha Barral, y compañeros periodistas como Georgina Cisquella y de EL PAÍS como Álex Grijelmo, Ángeles García, Marisa Flores o Javier García.

Todos reunidos por María Sylveiro, dueña de la librería 8 1/2, especializada en cine, y unidos por el cariño a un sabio que lo ha sido todo en el cine español. Director de documentales como Pablo G. del Amo, un montador de ilusiones, Con la pata quebrada, Manda huevos o ¿Quién fue Pilar Miró? y de las series Memorias del cine español y Queridos cómicos, Galán estuvo al frente del Zinemaldia en dos ocasiones (1986-1989 y 1995-2000) y siguió vinculado a él como consejero durante muchos años. A él no le gustaban los halagos, pero sí se hubiera tomado una copa de vino entre amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *