Zion Williamson, el talento que todos desean

Categories DeportesPosted on

NCAA

El jugador, que será número uno en el próximo draft, es el más esperado por la NBA desde LeBron James

La contundente figura de Zion Williamson (Carolina del Norte, 2000) lleva años quemando etapas de manera precoz rumbo a la NBA. Desde que se centró en el deporte de la canasta siempre ha sido el más deseado. Tanto en el instituto como en su paso a la Universidad, donde todos los grandes equipos le cortejaron antes de que se decantara por los «Blue Devils» de Duke</strong>. Allí apura estos días sus últimos partidos como jugador amateur antes de dar el salto a la NBA en el próximo draft, en el que todos sueñan con incorporar a su vestuario al gran talento de las últimas décadas en el baloncesto mundial.

Antes incluso de nacer, su abuela materna ya tenía claro que Zion no iba a ser uno más. «Debes buscar un nombre súper especial para él», le dijo a la madre, convencida de que su nieto iba a ser alguien fuera de lo normal. Buscando opciones mientras ojeaba la Biblia se topó con el Monte Sion, una de las colinas cercanas a Jerusalén, y no lo dudó. Como si fuera una profecía, Zion –adaptación inglesa– fue creciendo hasta hacerse fuerte y grande como esa montaña que aparecía en el Libro de Samuel. Un jugador veloz y versátil a pesar de sus 129 kilos de peso y sus más de dos metros de altura. Un clon de LeBron James. El proyecto más esperado por la NBAdesde la llegada del «Elegido»en 2003.

«Anoche vi a un chico en Duke que era bastante impresionante. Probablemente no puedo decir nada más al mencionar su nombre. El que pesa 130 kilos. Pensé que LeBron iba a haber uno solo, pero al parecer, el próximo LeBron está llegando. Y antes de que me multen, voy a cambiar el tema», bromeaba Steve Kerr –técnico de los Warriors– sobre Zion y la prohibición de la NBA de hablar sobre los jóvenes talentos.

Today’s complex assessment results at K Lab: @ZionW32 is a walking brick wall who can jump as high as anyone in the recent NBA Draft combine, basically. 🔬🧐🔵😈 pic.twitter.com/GMNhUwRUmU

— Duke Basketball (@DukeMBB) 3 de julio de 2018

Después de asombrar en su etapa de instituto, Williamson aterrizó en Duke para ponerse a las órdenes de Mike Krzyzewski, el gurú de los jóvenes. El técnico por el que han pasado talentos como el de Kyrie Irving o Jayson Tatum. Zion es un alero corpulento capaz de jugar en todas las posiciones. Puede subir el balón, defender en el poste bajo y atacar el aro con soltura. De hecho, se le considera el mejor «matador»de la historia en el baloncesto de instituto y universitario. En las pruebas físicas nada más llegar a la universidad, Zion rompió todos los registros. Su salto vertical superó el tope marcado por el aparato que se usa para medirlo y le situó en la línea de leyendas como Michael Jordan o Vince Carter. Además, sin ser un gran tirador, también es una amenaza exterior. Un todoterreno, en definitiva, del que hablan ya todos los grandes jugadores de la NBA.

Un icono que casi hunde a Nike

«El otro día estuvimos hablando sobre él en el vestuario. Tiene mucha atención sobre él y un enorme talento, pero lo más increíble, lo que no puedes enseñar, es que juega con pasión cada posesión», señalaba Stephen Curry sobre el jugador de los «Blue Devils» que mañana disputará los octavos de final del torneo universitario. Campeonato que estuvo a punto de perderse por una lesión de rodilla que se produjo por la rotura inesperada de una de sus zapatillas.

Aquella imagen con el calzado destrozado y su rodilla dañada dio la vuelta al mundo e hizo tambalear los cimientos de Nike. La multinacional perdió millones en bolsa esos días, lo que explica la importancia de Williamson en el panorama del baloncesto estadounidense.

Dentro de dos meses, en el draft de la NBA, una de las peores franquicias de la temporada podrá elegirle y construir su futuro sobre los hombros del joven Williamson. Por ahora, sus destinos más probables son los New York Knicks o los Phoenix Suns. Será entonces el momento de medir la auténtica grandeza de un jugador llamado a remover los cimientos de la liga como hiciera en su momento LeBron James.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *